El módulo Philae envió muchos datos útiles antes de estrellarse

La misión Rosetta es una fuente inagotable de datos científicos. Hasta el módulo Philae, que a día de hoy se supone que está perdido en algún punto del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, envió un mar de datos antes de rebotar en la superficie del cometa y soltar sus últimas bocanadas de datos antes de agotar sus baterías.

La proximidad de la sonda Rosetta de la ESA al núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko y las medidas realizadas desde mucho más cerca y desde la propia superficie por el módulo de aterrizaje Philae han permitido por primera vez investigar en profundidad las propiedades magnéticas del núcleo de un cometa.

Trayectoria del módulo Philae

Philae es capaz de medir la intensidad del campo magnético gracias a su instrumento ROMAP (Magnetómetro y Monitor de Plasma del módulo de Aterrizaje de Rosetta), mientras que Rosetta cuenta con un magnetómetro de núcleo saturado (RPC-MAG) entre los instrumentos que componen el Consorcio de Plasma de Rosetta.

RPC-MAG detectó la separación del módulo Philae el 12 de noviembre de 2014, al percibir un cambio en el campo magnético que rodeaba a Rosetta.

ROMAP descubrió que Philae había rebotado varias veces sobre la superficie del cometa al detectar variaciones periódicas en las medidas del campo magnético. La trayectoria que había seguido el módulo de aterrizaje durante su descenso se pudo reconstruir al combinar los datos de ROMAP con los del experimento CONSERT, las imágenes de la cámara OSIRIS de Rosetta, la secuencia de eventos y los modelos que describen la gravedad y la forma del cometa. ROMAP permitió determinar la orientación final de la sonda y CONSERT ayudó a acotar el lugar donde se detuvo finalmente.

El equipo de la misión comprendió que Philae no había aterrizado una única vez en Agilkia, sino que había tocado la superficie del cometa un total de cuatro veces – entre las que se incluye un impacto con una estructura del cometa que hizo que la sonda fuese dando tumbos hasta su posición final, bautizada como Abidos.

Esta inesperada trayectoria resultó ser de gran valor para el equipo científico de ROMAP.

“El vuelo imprevisto sobre el cometa nos permitió medir con precisión el campo magnético en los cuatro puntos en los que Philae entró en contacto con su superficie, y a diferentes alturas sobre su núcleo”, explica Hans-Ulrich Auster, uno de los investigadores principales de ROMAP y autor del artículo que presenta estos resultados en la revista Science. Estas conclusiones también se presentaron ayer durante la Asamblea General de la Unión Europea de Ciencias de la Tierra, celebrada en Viena, Austria.

El cometa no magnético
Los múltiples ascensos y descensos permitieron determinar cómo variaba el campo magnético al acercarse y al alejarse del cometa, en cada uno de los cuatro puntos de impacto y a cierta distancia sobre su superficie.

ROMAP detectó la presencia de un campo magnético durante estos eventos, pero descubrió que su intensidad no dependía de la altura o de la posición sobre el cometa, lo que no concuerda con la hipótesis de que el campo magnético estuviese generado por el núcleo del cometa.

“Si la superficie estuviese magnetizada, la intensidad del campo magnético aumentaría a medida que la sonda se acercaba al cometa”, aclara Hans-Ulrich. “Sin embargo, esto no ocurrió en ninguna de las cuatro aproximaciones, por lo que hemos llegado a la conclusión de que el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko es un cuerpo no magnético”.

El campo magnético detectado es consistente con un campo externo, y podría ser debido a la influencia del viento solar y el campo magnético interplanetario en el entorno del cometa. Esta hipótesis está respaldada por el hecho de que las variaciones detectadas por Philae se corresponden con las medidas tomadas de forma simultánea por Rosetta.

“Durante el aterrizaje de Philae, Rosetta se encontraba a unos 17 kilómetros del núcleo del cometa, y pudo tomar medidas complementarias del campo magnético que descartan la presencia de anomalías locales en los materiales de la superficie”, explica Karl-Heinz Glassmeier, investigador principal de RPC-MAG y coautor del artículo publicado en Science.

Si la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko presentase grandes bloques magnetizados, ROMAP habría registrado variaciones en la intensidad del campo magnético mientras Philae los sobrevolaba.

“Si hay materiales magnetizados en este cometa, tendrían menos de un metro de diámetro, que es la resolución espacial de nuestras medidas. Si el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko es representativo de los núcleos cometarios, podríamos afirmar que las fuerzas magnéticas no jugaron un papel importante en el proceso de aglomeración de los cuerpos celestes de más de un metro de diámetro”, concluye Hans-Ulrich.

“Es fantástico ver cómo se complementan las medidas de Rosetta y de Philae. Las dos sondas trabajaron juntas para determinar si el cometa estaba magnetizado, una cuestión simple pero transcendental”, explica Matt Taylor, científico del proyecto Rosetta para la ESA.


Fuente: Agencia Europea del Espacio (http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *