Los test de diagnóstico molecular sustituirán en el futuro a las tradicionales pruebas de alergia

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Las tradicionales pruebas de alergia basadas en técnicas de exposición directa o análisis cutáneos serán sustituidos en los próximos años por nuevos test de diagnóstico molecular en los que se buscarán aquellas proteínas y componentes exactos de un compuesto biológico que desencadenan la reacción alérgica.

Así lo han asegurado los expertos que están participando en el Simposio Internacional de Alergia Alimentaria, organizado por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), que se celebra estos días en Barcelona.

En el caso de la alergia a alimentos, y aunque la mayoría de las reacciones alérgicas están provocadas por anticuerpos IgE específicos, la coordinadora científica del simposio, Belén de la Hoz, ha reconocido que “las pruebas serológicas tradicionales ya no pueden ser empleadas como la única vía para la identificación del alergeno”.

A su juicio, el aumento en la prevalencia de la alergia alimentaria, que se ha duplicado en los últimos años, y la gravedad de las reacciones, exigen la utilización de métodos diagnósticos “más precisos, rápidos, fiables y seguros”.

En este sentido, el estudio detallado de la intervención de las moléculas que desencadenan una reacción alérgica permite no sólo conocer el origen de una patología, sino además sus posibles interrelaciones, tomar decisiones diagnósticas y terapéuticas más precisas.

El diagnóstico molecular consiste en un sencillo análisis de sangre, con el que se cruzan los componentes alergénicos con los anticuerpos IgE procedentes del suero del paciente. Los alergenos que reaccionan quedan marcados y medidos y por lo tanto, permiten identificar la sensibilización a alergenos de alimentos, pólenes, hongos, ácaros e incluso parásitos, como el anisakis.

Actualmente, el diagnóstico molecular se emplea como complemento de los procedimientos tradicionales de diagnóstico para confirmar qué proteínas exactas producen síntomas en el paciente pero, según aseguran, si los estudios en marcha continúan ratificando su eficacia, podríamos estar ante el fin de los métodos de diagnóstico convencionales.

“Los pacientes alérgicos al huevo lo son porque su sistema inmunológico reconoce una, varias o todas las proteínas que conforman el huevo. En el diagnóstico molecular es fundamental reconocer esas partes ya que el pronóstico queda determinado por su grado de sensibilización a cada una de ellas”, aclara la doctora de la Hoz.

Además, con el diagnóstico molecular se pretende no sólo la identificación de patrones específicos individuales, sino además estudiar patrones de sensibilización en zonas geográficas específicas, lo que “potencialmente puede ser de gran utilidad para la elección de la vacuna en inmunoterapia, utilizando los componentes exactos que producen síntomas al paciente”.

Según esta experta, los primeros “beneficiados” en el desarrollo de la alergología molecular serán los pacientes diagnosticados como polisensibilizados a varios tipos de sustancias, ya que “dejarán de serlo gracias a un análisis eficaz y personalizado de su situación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *