Descubren una nueva diana terapéutica para el tratamiento de la encefalopatía hepática

VALENCIA, 10 (EUROPA PRESS)

Científicos del Laboratorio de Neurobiología del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) han dado un paso más en el estudio del tratamiento de la encefalopatía hepática. Los investigadores del CIPF han descubierto una nueva diana terapéutica que podría ser la clave del tratamiento del deterioro cognitivo y motor causado por la encefalopatía hepática.

Se trata de una proteína llamada “p38”, perteneciente a las conocidas como “MAP quinasas”, sobre la que se puede actuar para recuperar la función cognitiva y motora en encefalopatía hepática sin producir daño renal, por lo que carecería de efectos secundarios, según ha explicado el CIPF en un comunicado.

Estudios anteriores de este equipo de científicos del CIPF apuntaban que la encefalopatía hepática induce neuroinflamación, que contribuye al deterioro cognitivo y motor que afecta a pacientes de esta patología.

Asimismo, los investigadores habían descubierto que algunos antiinflamatorios como el ibuprofeno eran capaces de disminuir la neuroinflamación y a la vez, recuperar la capacidad de aprendizaje y la capacidad motora en modelos animales. Sin embargo, también se había comprobado que estos antiinflamatorios no esteroideos producen efectos secundarios graves tales como el daño renal tanto en modelos animales de fallo hepático como en pacientes cirróticos.

Con el propósito de encontrar solución a estos efectos secundarios, los científicos siguieron buscando una solución alternativa a través del estudio de los mecanismos de la encefalopatía hepática. Como ha explicado el investigador principal del Laboratorio de Neurobiología del CIPF, Vicente Felipo, el objetivo terapéutico estaba claro: “teníamos que encontrar una nueva diana terapéutica que permitiera eliminar la neuroinflamación en el cerebro sin producir efectos secundarios a nivel de riñón”.

El estudio se ha publicado en un artículo de la revista científica “Gut”, y representa un avance en el conocimiento y tratamiento futuro de la encefalopatía hepática. Como señala Felipo, “el trabajo demuestra que los inhibidores de p38 disminuyen la activación de la microglía y por tanto la neuroinflamación en el cerebro de modelos animales de encefalopatía hepática, todo ello sin producir un efecto secundario de daño renal que producían otros antiinflamatorios como el ibuprofeno”.

ALTERACIONES DE LA ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA

La encefalopatía hepática es un síndrome neuropsiquiátrico que se observa en pacientes con enfermedades del hígado. Esta dolencia agrupa una gran variedad de alteraciones que van desde cambios mínimos en la personalidad y en los períodos de sueño y vigilia, hasta alteraciones de la función cognitiva y de la actividad y coordinación motoras. En los casos más graves, puede conducir al coma y a la muerte.

De esta forma, los investigadores han hallado una nueva diana terapéutica para el tratamiento de la encefalopatía hepática. El proceso del estudio ha consistido en probar inhibidores de la proteína MAP quinasa p38 en modelos animales de encefalopatía hepática, y comprobar en ellos la disminución de la neuroinflamación y la recuperación de la capacidad motora y de la capacidad de aprendizaje. Según Felipo, “efectivamente, los inhibidores de p38 son capaces de reducir la neuroinflamación y de recuperar las funciones cognitiva y motora, y todo ello sin dañar el riñón”.

En la actualidad existen diversas compañías farmacéuticas que están desarrollando inhibidores de p38 para enfermedades inflamatorias crónicas tales como la psoriasis o la artritis reumatoide. Como explica Felipo, “por esta razón es de esperar que relativamente pronto estén disponibles inhibidores de p38 que podrían ser también aplicados en el tratamiento clínico de la encefalopatía hepática”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *