El investigador Ginés Morata asegura que el ser humano podrá manipular genéticamente su propia especie

ALMERÍA, 7 (EUROPA PRESS)

El Premio Príncipe de Asturias 2007 de investigación científica, Ginés García Morata, ha asegurado este lunes que la especia humana “se podría manipular a sí misma en futuro no muy lejano, si así lo desea” y ha destacado la “gran revolución en los últimos 20 o 30 años en Biología”, lo que, según ha augurado, “nos puede llevar a alargar en muchos años la vida de los seres humanos, o a hablar, como ya se hace, de curar enfermedades como cáncer o Alzheimer”.

Morata, doctor honoris causa por la Universidad de Almería (UAL) desde 2008, ha impartido la conferencia inaugural de IV Semana de la Ciencia de la universidad almeriense en la que ha trasladado que esta manipulación genética es un proceso “cada vez más factible”. Así ha abordado los retos de la biología del siglo XXI y el futuro de la especie humana en un acto oficial en el Auditorio de la Universidad de Almería.

“Hoy en día se conoce la esencia de la información biológica, como es el ADN y, al mismo tiempo, se han desarrollado todas las técnicas para poder leerlo, aislarlo y modificarlo, si así se desea. Es decir, se podría decir que conocemos el manual de instrucciones para poder crear desde un organismo simple hasta un ser humano” ha señalado el investigador del CSIC.

En esta línea, Morata ha considerado que la sociedad de dentro de mil años mirará al siglo XXI como un periodo de transición en la biología, ya que hasta ahora, ha remarcado, la especie humana era el resultado de una evolución natural, darwiniana, y dentro de poco, el hombre dominará los resultados evolutivos con la manipulación genética.

En la biología se ha producido una gran revolución en los últimos 20 o 30 años, que nos puede llevar a alargar en muchos años la vida de los seres humanos, y donde ya se habla de curar enfermedades como el cáncer o el Alzheimer”.

El hecho de que el ser humano comparta más del 60 por ciento de sus genes con la mosca Drosophila melanogaster implica que se pueden utilizar este tipo de tecnologías para rediseñar el cuerpo de una mosca y, por lo tanto, ha explicado, “la especie humana se podría manipular a sí misma en futuro no muy lejano, si así lo desea”.

Morata, quien en 2007 recibió junto a su colega británico, el Profesor Peter Lawrence, el Premio Príncipe de Asturias de Investigación y que en 2008 fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Almería, ha centrado gran parte de sus investigaciones en conocer la genética de la “mosca del vinagre”, cuyo estudio permite conocer la biología del desarrollo humano y desvelar, en un futuro, información sobre cuestiones celulares de regeneración de órganos.

En esta línea, ha trasladado que el “gran sueño de la humanidad es luchar contra la muerte” al tiempo que ha apuntado que se ha comprobado en los experimentos realizados en laboratorio que una receta para vivir más es la “restricción calórica, es decir comer menos y pasar frío”. La tercera regla sería la eliminación de las células sexuales y las gónadas, que se ha demostrado permiten mayor longevidad. “Aunque es cierto que una vida pasando hambre y frío y sin sexo sería ya demasiado larga”, ha matizado en tono de broma.

Con la conferencia de Ginés Morata han arrancado las actividades de la IV Semana de la Ciencia de la Universidad de Almería, que ofrecerá, hasta el próximo día 11, una treintena de actividades con el objetivo de acercar la ciencia a la sociedad y hacer accesible el conocimiento científico a los ciudadanos y estudiantes. El año pasado, en la Semana de la Ciencia de la UAL participaron 2.000 alumnos de 36 institutos y colegios de la provincia. Para este año, se espera que la cifra sea similar.

Por otra parte, el rector, Pedro Molina, ha anunciado que, en la próxima ordenación del campus, una de las calles del recinto universitario llevará el nombre del prestigioso investigador. Será, según ha destacado Molina, en el entorno de los edificios científicos de la UAL. Morata se ha mostrado “ilusionado” y “muy contento” por este nuevo reconocimiento de la Universidad de Almería, que ya en 2008, y tras acuerdo unánime de todo su Claustro, le nombró Doctor Honoris Causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *