Las aguas residuales revelan que la mayoría de los virus que existen no han sido identificados, según un estudio

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Las aguas residuales han sido las encargadas de revelar que existe una gran diversidad de virus que hasta ahora desconocíamos, según un estudio que ha aplicado por vez primera la metagenómica a virus de estas aguas y que ha sido publicado por la revista “mBio”. En él han participado expertos del Laboratorio de Virus Contaminantes de Agua y Alimentos de la Universida de Barcelona, junto con la Universidad de Washington (Estados Unidos), bajo la tutela de James Pipas, de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos).

Actualmente, sólo se sabe de 3.000 virus. Este trabajo ha llegado a la conclusión de que la mayoría de los virus existentes no han sido identificados y de que muchos de ellos infectan a los humanos mediante el estudio de secuencias de ácidos nucleicos en muestras de aguas residuales de Pittsburgh, Barcelona y Adís Abeba (Etiopía).

“Los bancos de datos existentes no siempre son correctos: hay que ser muy riguroso en el análisis de estas nuevas secuencias y comprobar que las homologías con grupos de virus ya descritos son reales”, ha indicado la profesora Rosina Gironès, coautora del estudio y jefa del Laboratorio de Virus Contaminants de Agua y Alimentos de la UB del Departamento de Microbiología de la Universidad de Barcelona.

LA METAGENÓMICA ESTUDIA LA DIVERSIDAD GENÉTICA EN DISTINTOS ENTORNOS

La metagenómica es una herramienta que permite estudiar la diversidad genética de microorganismos en diferentes entornos ambientales. Esta técnica, aplicada anteriormente en el estudio de la diversidad viral en océanos, lagos árticos o estiércol, permite descubrir una gran diversidad viral aún desconocida.

En el estudio, los expertos han identificado 234 virus conocidos aunque la mayor parte de los genomas virales detectados constituirían nuevos virus poco relacionados con los ya identificados. Según los expertos, los más abundantes son los virus de plantas y los bacteriófagos, que infectan bacterias.

“Quizá la gente no es consciente de la gran proporción de virus que hay en los vegetales. De hecho, podemos transmitir patógenos virales de plantas a través de las aguas residuales”, ha apuntado la profesora.

El siguiente objetivo para el equipo científico es profundizar en el estudio de los nuevos virus detectados y conocer su patogenicidad, así como perfeccionar la técnica metagenómica.

“Sabemos que hay virus que no hemos podido detectar pero los podemos identificar si aplicamos estudios específicos. Con la metagenómica, que aporta muchos datos sobre segmentos de genomas virales, podremos afinar los resultados sobre los nuevos virus que se detecten, sobre la diversidad de familias observadas y sobre el efecto que tienen en la salud humana”, ha explicado Rosina Gironès.

“EL CONCEPTO DE VIRUS HA CAMBIADO”

Según la experta Gironès “no estamos hablando exclusivamente de un agente patógeno, sino que los virus forman parte del microbioma del cuerpo humano, de la naturaleza, y pueden tener una acción positiva sobre el organismo, como revelan algunos estudios recientes”. “Hemos podido constatar que los virus humanos están siempre presentes en las aguas residuales de las poblaciones. Es decir, excretamos virus de forma habitual, y no solo en situaciones de brotes infecciosos que afectan a la población”, ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *