Descubierta la solería instalada en la Catedral de Sevilla en 1573 y posibles vestigios de una tumba de Fernando III

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

Las labores de limpieza previas a las catas arqueológicas comprendidas en el proyecto de restauración de la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, un templo declarado Patrimonio de la Humanidad y coronado por el famoso alminar de la Giralda, han sacado a la superficie lienzos de lo que fuera la solería de ladrillo de barro cocido instalada en 1573 en dicho monumento. Estos mismos trabajos, realizados por una escuela taller de la fundación “Forja XXI”, han supuesto la localización de unos anclajes en el centro de la Capilla Real que, según una hipótesis, podrían haber correspondido al último sepulcro del rey Fernando III, patrón de la ciudad, antes de su traslado a una urna.

El deán del Cabildo de la Catedral, Francisco Ortiz, el delegado de Administración y Patrimonio, Francisco Navarro, el arquitecto conservador del templo, Alfonso Jiménez, y la arqueóloga y monitora de la escuela taller de Forja XXI que ejecuta estas labores, Georgina Aguilar, han protagonizado este jueves una rueda de prensa para dar cuenta de las obras promovidas por el Cabildo para restaurar la Capilla Real.

La Capilla Real, cabecera del templo gótico pero de rasgos renacentistas, fue creada a partir de dos de las capillas periféricas que ya existían en la Catedral y sus obras arrancaron en 1551 de la mano del arquitecto Martín de Gainza. Fue el arquitecto Hernán Ruiz Jiménez, en 1569, el encargado de concluir el proyecto.

De cualquier modo, la escuela taller de auxiliares de arqueología “Catedral de Sevilla VII”, dirigida por la fundación “Forja XXI”, es la encargada de consumar estas catas arqueológicas bajo la supervisión de cuatro arqueólogos y sendos equipos de topógrafos y antropólogos. El arquitecto conservador del templo, Alfonso Jiménez, está también al frente de este proyecto.

Georgina Aguilar ha explicado que el grueso de las labores de arqueología arrancarán la próxima semana, aunque el proceso de extracción y limpieza de la solería instalada en el siglo XVIII en la Capilla Real ha deparado ya los primeros hallazgos. Se trata, como ha dicho la arqueóloga a Europa Press, de vestigios de la solería de ladrillos de barro cocido de colores “rojo y beige” que había sido colocada en el recinto en 1.573 y que se creía ya perdida. No obstante, solo ha sido rescatada una parte de esta solería dispuesta “en forma de espiga”, pues los ladrillos “habían desaparecido en algunos tramos”.

Igualmente, en el centro del firme de la Capilla Real, han sido localizado unos “anclajes” que habría sostenido una “reja de madera”, extremo que el arquitecto conservador del templo atribuye a “la tercera o cuarta tumba” de Fernando III, patrón de la ciudad y autor de su conquista en 1248. Este sepulcro, así, podría haber sido el último que acogiese el cadáver del monarca antes de su depósito en una urna. No obstante, se trata aún de una hipótesis que habrá de esperar a la evolución de los trabajos arqueológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *