La OMS mantiene que el cribado es “la mejor inversión” contra el cáncer de cervix en los países en desarrollo

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que el cribado sigue siendo “la mejor inversión” para luchar contra el cáncer de cuello de útero en los países en desarrollo, a pesar de que exista una vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), con el que están vinculados el 99 por ciento de los casos de este cáncer.

La mayoría de las personas sexualmente activas contraen esta infección en algún momento de su vida. Suele resolverse espontáneamente, sin necesidad de tratamiento, en unos meses y sin causar problemas duraderos. Sin embargo, la infección persistente –la que se mantiene durante más de 12 meses– por tipos del VIH de alto riesgo está ligada a un riesgo mayor de desarrollar este tipo de cáncer.

Incluso en los países de ingresos altos, la vacunación no elimina la necesidad desarrollar programas de cribado, ya que las vacunas actuales sólo protegen contra los tipos de VPH que causan el 70 por ciento de los casos de cáncer de cervix.

Para el economista sanitario de la OMS Claudio Politi, “cuando los recursos son escasos, lo más difícil es determinar el punto de equilibrio”. “Las estrategias de inversión dependen del precio de la vacuna, la duración de la protección que confiere, la eficacia, el coste del cribado y los recursos con que cuenta el país, como son los profesionales capacitados y las opciones de tratamiento”, expone.

En los países pobres, el examen citológico de Papanicolaou ha sido el método de cribado más frecuente durante casi 50 años. Sin embargo, para efectuarlo hay que contar con servicios de laboratorio de buena calidad y una infraestructura que permita el transporte rápido de los frotis. Según recuerda la doctora de la OMS Nathalie Broutet, “en los países en desarrollo no hay citólogos suficientes”.

CRIBADO PARA MÁS DE 20.000 MUJERES AFRICANAS

Por este motivo, en muchos países africanos se ha optado por practicar la inspección visual con ácido acético (IVAA), una prueba barata y sencilla, que consiste en que un agente sanitario aplica una solución diluida de ácido acético (vinagre) sobre el cuello uterino y lo examina para ver si el tejido anormal se tiñe temporalmente de blanco.

Entre 2005 y 2009, la OMS y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer participaron en la realización de programas de prevención y control del cáncer cervicouterino a base de la IVAA –seguida de la crioterapia cuando era posible– en seis países africanos.

Se trata de Malawi, Madagascar, Nigeria, la República Unida de Tanzanía, Uganda y Zambia. Hasta la fecha, se han sometido a cribado más de 20.000 mujeres y en la actualidad, la IVAA forma parte del cribado cervicouterino en 17 programas nacionales o regionales.

Los países en desarrollo sopesan sus opciones para encontrar la mejor forma de prevenir el cáncer cervicouterino. La doctora Broutet, quien coordinó el proyecto, considera que se debería “empezar a ejecutar programas de prevención y control del cáncer cervicouterino con lo que se tiene a mano”. “No es costoso y salva vidas, como la IVAA”, asevera.

“Una vez que se hayan implantado todos los componentes del programa, este se podrá mejorar y será posible considerar entonces la conveniencia de cambiar el método de cribado por otros que arrojen mejores resultados y que, espero, pronto saldrán al mercado”, añade.

La ventaja de la IVAA es que el cribado y tratamiento de las mujeres se pueden hacer al mismo tiempo. Si se observan anomalías (lesiones precancerosas) en el cuello uterino, se pueden tratar el mismo día con crioterapia (destrucción de los tejidos mediante congelación).

En este sentido, la doctora Broutet destaca que es “muy importante hacer el seguimiento de las mujeres que dan positivo en el cribado”. “El método de la visita única disminuye el riesgo de que la mujer se olvide o no pueda regresar para el tratamiento, pues muchas viven lejos de los establecimientos sanitarios”, anota.

“Sin embargo, no todos los centros asistenciales cuentan con equipo de crioterapia; en tal caso, habrá que realizar el seguimiento activo de estas mujeres para conseguir que se beneficien del tratamiento”, aconseja.

UNAS INTERVENCIONES “MUY RENTABLES”

El cáncer de cervix fue uno de los temas del orden del día de la reunión de alto nivel que Naciones Unidas celebró en Nueva York para hablar sobre las enfermedades no transmisibles.

En uno de los documentos de trabajo distribuidos en este encuentro se recomendaba el cribado del cáncer cervicouterino mediante la IVAA y el tratamiento de las lesiones precancerosas como la “mejor inversión”, pues se considera que representa una utilización muy rentable del dinero destinado a la sanidad.

De hecho, cuesta menos de 0,50 dólares (unos 36 céntimos de euro) por persona, cuando se aplica en los entornos de Atención Primaria de los países de ingresos bajos y medios. Las intervenciones se consideran como “muy rentables” si generan un año adicional de vida saludable por un coste inferior al ingreso anual por persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *