El buque Vizconde de Eza del IEO investigará en el Golfo de Cádiz focos de emanaciones de gas metano

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Una decena de científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) realizará una campaña del 21 de octubre al 1 de noviembre a bordo del buque de investigación Vizconde de Eza en el Golfo de Cádiz para localizar puntos de emisión de gas metano.

Según ha informado el IEO, el objetivo es localizar estos puntos de emisión de gas en aguas de Cádiz y Huelva y analizar su naturaleza y grado de conservación. Durante estos 10 días, los científicos usarán un vehículo submarino para realizar un análisis minucioso de los lugares en los que las emanaciones de gas metano (hábitat 1180) han favorecido la aparición de especies protegidas o en riesgo de extinción.

Además, por primera vez se realizarán levantamientos batimétricos (ecosonda multihaz) y geoacústicos (ecosonda paramétrica) en el borde externo de la plataforma continental, mediante el empleo de sofisticadas sondas que proporcionan un elevado nivel de detalle del fondo marino.

Concretamente se prospectará un área situada frente a las costas de Cádiz y Huelva, a profundidades de entre los 100 y los 800 metros, ya que se cuenta con información geomorfológica y faunística recopilada en campañas oceanográficas anteriores, que permiten a los científicos interpretar la continuidad de las estructuras con las expulsiones de gas del fondo marino.

Para esta misión, los científicos contarán con un moderno prototipo de Vehículo de Observación Remolcado (VOR), desarrollado en el Centro Oceanográfico de Málaga del IEO por el Grupo de Geociencias Marinas, que permite obtener simultáneamente imágenes digitales de video (Canon HD) y fotografía (Nikon) de muy alta definición. El VOR dispone de un sistema de localización acústico (Benthos) y de dos punteros láser, que permitirán dimensionar las imágenes una vez recuperadas a bordo.

Este vehículo de observación cuenta, según el IEO, con “uno de los desarrollos más notables” que consiste en un set de dos focos de iluminación presurizados, con tecnología led, que irradian una intensidad lumínica de 36.000 lúmenes sobre el fondo marino. Estos dispositivos, de alto rendimiento y muy bajo consumo, permiten obtener imágenes del fondo marino con muy alta luminosidad, con lo que se facilita la identificación de las especies que componen el hábitat, como son los corales, esponjas, gorgonias, etcétera.

La expedición está encabezada por el investigador titular del IEO y doctor en Ciencias del Mar Luis Miguel Fernández-Salas y por la secretaría general del Mar del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).

El proyecto está impulsado por el IEO y forma parte del Proyecto Life+ promovido por la Comisión Europea es facilitar la gestión de la biodiversidad sostenible de la biodiversidad de las aguas marinas españolas, teniendo como referencia los criterios establecidos por la Red Natura 2000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *