Las técnicas avanzadas de fisioterapia mejoran la calidad de vida de los pacientes con cáncer

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Las técnicas avanzadas de fisioterapia se han convertido en una pieza clave a la hora de abordar de forma integral el cáncer y mejorar la calidad de vida del paciente. La jornada “El fisioterapeuta en el abordaje integral del paciente oncológico”, organizada por el Aula Europea de Fisioterapia de la Universidad Europea de Madrid se ha centrado en el análisis del papel del fisioterapeuta en el tratamiento de los pacientes oncológicos.

Las necesidades de atención del paciente con cáncer comprenden el período de tiempo que discurre desde que se le detecta el tumor hasta incluso cuando este ya ha remitido por completo. Por ello, es fundamental contar con equipos multidisciplinares capaces de abordar la enfermedad desde todos sus ámbitos. Es entonces cuando el fisioterapeuta cobra protagonismo junto a otros profesionales sanitarios como enfermeros, oncólogos y psicólogos, ya que, tratamientos fisioterapéuticos como el drenaje linfático manual contribuyen a mejorar la calidad de vida del paciente.

“Los médicos están obligados a un cambio de paradigma, pasando de un concepto biomédico de la enfermedad a otro biopsicosocial donde se procure una atención integral que contemple la realidad total del paciente. Por eso, es necesario un mayor conocimiento de las medidas de soporte y rehabilitación como parte esencial de esa atención”, ha informado el doctor Vicente Valentín, miembro de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Las aplicaciones fisioterapéuticas más comunes que se han desarrollado se han enmarcado en el tratamiento a personas con linfedema y en la terapia en articulaciones con movilidad reducida tras la cirugía.

“Un profesional en fisioterapia especializado, con altos conocimientos sobre las características de la enfermedad, puede aportar al paciente grandes beneficios en su tratamiento y recuperación. Aunque hoy por hoy existen servicios específicos de fisioterapia en unidades para tratar ciertas secuelas del cáncer, son muy pocos todavía los centros hospitalarios que incluyen esta figura dentro del equipo multidisciplinar”, ha dicho Yolanda Robledo, fisioterapeuta y directora del Máster Universitario en Técnicas Avanzadas para el Paciente Oncológico de la Universidad Europea de Madrid.

El fisioterapeuta, con una formación especializada y dentro de un equipo multidisciplinar, dispone del conocimiento y herramientas para mejorar la tolerancia de los tratamientos, disminuir los efectos secundarios y mantener la autonomía del paciente. “La figura del fisioterapeuta formado en este área dentro del equipo multidisciplinar es esencial, porque ayudará al paciente ante el complejo proceso que es volver a su vida “normal” con las menores secuelas posibles”, ha indicado el doctor Valentín.

Una de las principales actividades de los fisioterapeutas en el tratamiento del cáncer se centra en la atención a los pacientes que han desarrollado linfedema tras la extracción de los ganglios linfáticos.

“El linfedema es la secuela más frecuente tras una linfadenectomía, para su tratamiento se aplica terapia descongestiva en la que se combina el drenaje linfático manual, las medidas de cimpresión, cinesiterapia descongestiva y los cuidados de la piel. Este es el tratamiento más efectivo, porque mejora la calidad de vida del paciente, reduciendo en muchos casos el volumen de la extremidad afectada y evitando sobre todo que empeore”, ha afirmado Yolanda Robledo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *