El Gobierno remite a las Cortes el Protocolo de Nagoya para el acceso a recursos genéticos

MADRID, 08 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Ministros ha dispuesto remitir a las Cortes el Protocolo de Nagoya sobre el acceso a lo recursos genéticos y participación justa y equitativa en el reparto de beneficios derivados de la utilización de los mismos al Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Se trata, según ha explicado el ministro portavoz del Gobierno, José Blanco, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, de un protocolo al que España, “un país rico en biodiversidad biológica”, se afilió recientemente y que va a permitir una mayor transparencia en los sectores que utilizan recursos genéticos, así como y una más fluida y constante transferencia de beneficios a los países proveedores.

De este modo, ha añadido que el Protocolo servirá para conseguir ingresos e incentivos para la conservación y utilización de la biodiversidad biológica, la reducción de la pobreza y la sostenibilidad ambiental.

El Protocolo, cuya firma fue autorizada por el Consejo de Ministros el pasado 20 de mayo de 2011, fue adoptado en la X Sesión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (COP-10), celebrada en Nagoya en octubre del pasado año.

El Gobierno ha destacado el papel “fundamental” de España en la negociación de dicho protocolo, ya que fue uno de sus principales impulsores en el seno de la Unión Europea y uno de los principales financiadores de las múltiples reuniones internacionales que se han celebrado durante los casi ocho años de proceso negociador.

En total, se han realizado contribuciones voluntarias para apoyar esta negociación que han ascendido a un total de 1.343.440 dólares desde 2006.

La adopción de este Protocolo constituye “uno de los hitos principales” alcanzados en la COP-10 y su eventual entrada en vigor representará la posibilidad de exigir contrapartidas monetarias o no monetarias para los países proveedores de recursos genéticos a las empresas o agentes que los utilicen.

De este modo, añade que supondrá un instrumento de “gran valor” para asegurar los ingresos e incentivos para la conservación de la biodiversidad, además de contribuir a la justicia y equidad social.

Por otro lado, el Protocolo protege los conocimientos tradicionales que acumulan las comunidades indígenas, temas éstos muy sinérgicos e integrados en el Plan Director de la Cooperación Española que se han venido apoyando tradicionalmente desde la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

El contenido de este Protocolo responde tanto a los objetivos generales de la Unión Europea, como a los de España, que es, al mismo tiempo proveedor de recursos genéticos –tiene la biodiversidad más rica de la Unión Europea– y usuario de recursos generados tanto en España como en terceros países, a través de empresas españolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *