Una infección emergente amenaza a las transfusiones sanguíneas

CHICAGO, 7 (Reuters/EP)

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos han detectado un aumento de casos de babesiosis en el país en los últimos años, una infección transmitida por garrapatas que puede cursar con síntomas graves y causar incluso la muerte, y advierten de que podría convertirse en una gran amenaza para las transfusiones sanguíneas.

Así se desprende de un seguimiento de 31 años realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicado en el último número de “Annals of Internal Medicine”.

El problema, según recuerdan, es que actualmente no existen test diagnósticos aprobados por la Agencia Americana de Medicamemtos (FDA, en sus siglas en inglés) que puedan detectar la infección antes de que las personas donen sangre.

Las infecciones causadas por los protozoos del género Babesia se caracterizan por anemia, fiebre, escalofríos y fatiga, pero también pueden provocar insuficiencia orgánica y muerte.

Esta enfermedad, aún rara, suele detectarse en siete estados del noreste y centro-oeste superior del país norteamericano (Massachusetts, Nueva York, Connecticut, Minnesota, Rhode Island, Nueva Jersey y Wisconsin), siendo más frecuente en los meses de primavera y verano.

Pero un estudio dirigido por la doctora Barbara Herwaldt, investigadora del CDC, ha revelado la aparición de casos a lo largo de todo el año y en estados donde los parásitos de Babesia no suelen detectarse, incluso en zonas tan alejadas del epicentro habitual como Texas y Florida.

Además, constataron que de los 162 casos de babesiosis causada por transfusiones sanguíneas entre 1979 y 2009, casi el 80 por ciento se produjeron a partir del año 2000.

“Se ha convertido en el parásito más frecuentemente reportado como transmitido en transfusiones sanguíneas en Estados Unidos”, asegura los investigadores de los CDC.

De hecho, supera ampliamente a las infecciones con malaria, que representaron 49 casos de enfermedad relacionadas con transfusiones durante el mismo período, con apenas cinco casos entre 2000 y 2009, según han añadido los autores del informe.

LOS BEBÉS PREMATUROS PODRÍAN SER MÁS VULNERABLES

Por otro lado, otro estudio publicado el lunes en la revista “Pediatrics”, realizado por un equipo de la University of Nebraska, ha detectado siete casos de babesiosis asociada con transfusiones en bebés prematuros.

Los expertos hallaron que las transfusiones de dos unidades de sangre infectadas causaron los siete casos de babesiosis. Aunque los síntomas variaban ampliamente, los bebés con menor peso al nacer fueron los que corrieron más riesgo de enfermedad grave.

Los autores advierten a los médicos de las zonas en que la babesiosis es frecuente que sean muy cuidadosos cuando haya bebés prematuros que requieran transfusiones sanguíneas.

Asimismo, los investigadores de los CDC reclaman mejores métodos de prevención y detección de esta infección cuando está relacionada con las transfusiones de sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *