El segundo “aterrizaje” en Marte de Opportunity

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El trabajo inicial del robot marciano de la NASA Opportunity en su nueva ubicación en el planeta rojo, el cráter Endeavour, muestra las diferencias de composición de la superficie respecto a todo lo explorado hasta ahora en siete años y medio de recorrido.

Opportunity llegó hace tres semanas al borde de este cráter de 22 kilómetros de diámetro. La primera piedra que ha examinado es una plana en su parte superior y del tamaño de un taburete. Fue excavada al parecer por un impacto que excavó un cráter del tamaño de una cancha de tenis en el borde del cráter. La roca ha sido llamada informalmente “Tisdale 2.”

“Esta es diferente de cualquier roca vista antes en Marte”, ha explicado Steve Squyres, investigador principal de Oportunity en la Universidad Cornell en Ithaca. “Tiene una composición similar a algunas rocas volcánicas, pero hay mucho más zinc y bromo de lo que hemos visto hasta ahora. Estamos recibiendo la confirmación de que llegar a Endeavour realmente nos ha dado el equivalente a un segundo sitio de aterrizaje de Opportunity”, ha manifestado.

La diversidad de los fragmentos en Tisdale 2 podría ser un preludio a la posibilidad de otros minerales que se pueden encontrar en el Endeavour. En las últimas dos semanas, los investigadores han utilizado un instrumento en el brazo robótico del rover para identificar los elementos en varias partes del Tisdale 2. Los científicos también han examinado la roca con la cámara microscópica del rover y varios filtros de su cámara panorámica.

Las observaciones de los orbitadores de Marte sugieren que los afloramientos rocosos en el borde del Endeavour corresponden a la historia temprana de Marte, e incluyen minerales de arcilla que se forman en condiciones de humedad de menor acidez, posiblemente más favorables para la vida.

Han sido divisados en las proximidades afloramientos irregulares diferentes a lo visto hasta ahora, y una zona que se parece a la roca sedimentaria que ha sido cortada y rellenada de venas de material posiblemente por acción del agua, según Ray Arvidson, investigador principal adjunto del rover en la Washington University en St. Louis. Estas rocas serán el próximo objetivo de investigación.

El equipo científico seleccionó Endeavour hace tres años como punto de destino desde su área inicial de trabajo en el cráter Victoria tras un recorrido de 21 kilómetros.

“Tenemos un viejo vehículo pero en buen estado de salud tras haber trabajado ya 30 veces más de lo previsto”, ha indicado John Callas, director del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California. “Sin embargo, en cualquier momento, podríamos perder un componente crítico en un elemento esencial del sistema móvil, y la misión habría terminado. O, todavía podríamos estar utilizando las capacidades de este vehículo durante años. Hay kilómetros de geología emocionante por explorar en el cráter Endeavour”, ha aseverado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *