Este miércoles se inicia el programa de voluntariado para la crianza de Ibis eremita en Cádiz

SEVILLA, 15 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Medio Ambiente inicia este miércoles en la Sierra de Retín, en el término municipal de Barbate (Cádiz), el programa de voluntariado para la crianza y seguimiento de Ibis eremita, especie catalogada en “peligro crítico de extinción”, una iniciativa que forma parte del Proyecto Eremita que desarrollan conjuntamente desde el año 2003 la Junta de Andalucía y el Parque Zoológico y Jardín Botánico “Alberto Durán” de Jerez de la Frontera (Cádiz), para crear en la Comarca de la Janda una población estable y autosuficiente de la especie.

Los voluntarios que van a participar en esta iniciativa de la Junta de Andalucía trabajarán en turnos de 16 días, desde mañana 15 de junio hasta el próximo día 14 de agosto, según ha informado la Consejería de Medio Ambiente. El trabajo de crianza y posterior seguimiento de las aves se realizarán en grupos de cinco voluntarios en periodos que se desarrollarán del 15 al 30 de junio, del 30 de junio al 15 de julio, del 15 al 30 julio y del 30 de julio al 14 de agosto.

Así, en cada jornada los voluntarios se ocuparán de preparar la comida de los pollos, de su crianza en los aviarios, construidos para tal fin en la Sierra de Retín y del seguimiento de los mismos por los alrededores, una vez que hayan realizado sus primeros vuelos. Los participantes, quienes trabajarán a su vez con “Padres adoptivos” con experiencia en la crianza de esta especie y en el seguimiento de aves, se alojarán en régimen de pensión completa y realizarán actividades formativas relacionadas con espacios naturales protegidos, fauna y flora, migración de aves, y otras complementarias.

La iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Sociedad Gaditana de Historia Natural, se enmarca en el Programa de Voluntariado Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente.

El Ibis Eremita (Geronticus eremita) es un ave colonial, con un tamaño medio de 70 a 80 centímetros de altura, que habita en zonas áridas o semiáridas de estepas, pastizales y campos de cultivo. Esta especie, que se alimenta principalmente de insectos y de pequeños vertebrados, nidifica y tiene su refugio en cortados y acantilados costeros.

Las poblaciones del Ibis eremita han sufrido un dramático declive a lo largo de los últimos siglos, provocado por la perdida de hábitat, persecución, y molestias causadas por el hombre, contaminación en tejido por pesticidas y la agricultura intensiva.

Gracias al Proyecto Eremita, se ha logrado en Andalucía el asentamiento de más de 60 aves en libertad en la provincia de Cádiz, y la nidificación, por primera vez en Europa desde el siglo XV, de doce parejas en la comarca de la Janda. Además de los ejemplares, existen 112 parejas reproductoras en Marruecos y tres individuos en Siria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *