Premian un trabajo del Macarena sobre las alergias en la nutrición infantil y su merma en la calidad de vida

El Macarena emplea una técnica de desensibilización a los alimentos para reducir las reacciones alérgicas con resultados “esperanzadores”

SEVILLA, 24 (EUROPA PRESS)

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla ha concedido el premio “Doctor Argúelles Terán” de 2010, que se concede al mejor trabajo sobre gastroenterología y nutrición pediátrica, al estudio “Calidad de vida en niños con alergia alimentaria”, presentado por la psicóloga Soledad Cabrera, y el médico titulado del Hospital Virgen Macarena de la capital Justo Valverde.

El jefe de la Sección de Gastroenterología Pediátrica del mismo hospital, el doctor Federico Argúelles Martín, quien ha supervisado este trabajo, ha detallado en una entrevista concedida a Europa Press que la principal conclusiones que se desprende de este trabajo es que las alergias alimentarias en la población pediátrica “afectan a la calidad de vida del niño”, debido a las “inquietudes que muestra por las limitaciones que tiene a la hora de comer”.

Pese a que esta limitación en la calidad de vida es “moderada”, según ha puntualizado el propio Argúelles, ha admitido que la alergia alimentaria en el pequeño repercute también de forma negativa en la familia, “ya que, por ejemplo, sólo para hacer la compra en un supermercado ya requieren de más tiempo y dinero”. Así ha lamentado que, “pese a que actualmente se ha avanzado mucho en la exigencia del etiquetado, muchas veces la composición de los productos y el mismo etiquetado cambian sin previo aviso”.

Además, ha precisado que los autores de este trabajo han encontrado que el 71,5 por ciento de los pacientes estudiados, todos menores de 12 años, mostraban signos de ansiedad derivados de su alergia alimentaria. Del mismo modo, un 31,2 por ciento considera que la alergia alimentaria ha modificado su vida.

Entre los alimentos que con más frecuencia se relacionan con el un proceso alérgico se encuentran la leche, los huevos, el pescado, los frutos secos y las carnes.

A este respecto, el doctor Argúelles ha apuntado que una de las razones que podrían explicar, en parte, el aumento de las alergias de tipo alimentaria es la denominada teoría higienista. “Como está todo tan higienizado, nuestro sistema inmune no nos tienen que defender de las infecciones y los parásitos, por lo que se entretiene adiestrándose en la lucha contra otras sustancias extrañas que, a priori, eran menos dañinas o no lo eran”, ha explicado a este respecto.

Se calcula que alrededor de un 6 por ciento de la población pediátrica es alérgica, de los cuáles un 45 por ciento lo son por alergias alimentarias en la primera infancia.

Del mismo modo, ha indicado que otros datos han puesto de relieve que los altos índices de vacunación también podrían tener relación con la incidencia de la alergia. “Parece ser que mientras más inmunizados estamos (vacunados) más alergias aparecen, debido a que nuestro sistema inmune se tiene que ejercitar en otro tipo de defensas, como por ejemplo son los organismos que entran por el tubo digestivo”, ha continuado este experto, quien, no obstante, ha recordado que ello es una hipótesis.

TÉCNICAS DE DESENSIBILIZACIÓN

Se calcula que alrededor de un 6 por ciento de la población pediátrica es alérgica, de los cuáles un 45 por ciento son alergias alimentarias en la primera infancia.

Para hacer frente a este problema emergente, Argúelles ha destacado en su entrevista con Europa Press que, en la actualidad, se disponen de técnicas como la de desensibilización, “que aquí en el Servicio de Alergia del Macarena llevamos haciendo desde hace dos años”.

Esta técnica consiste en seleccionar a algunos pacientes “para someterlos a dietas de desensibilización, esto es, les vamos dando pequeñas cantidades del alimento, forma progresiva y muy controlada”.

“Con ello tratamos que el individuo pueda establecer una cierta tolerancia a ese alimento que le genera alergia, aunque no sea una tolerancia total”, ha admitido este especialista, quien, aún con todo, ha precisado que con dicho método “el individuo al menos no sufrirá una reacción grave si un día ingiere accidentalmente ese alimento que le produce la alergia”.

BUENOS RESULTADOS

De hecho, ha enfatizado que este método, “que lo están empleado otros centros del país como el Gregorio Marañón de Madrid o La Fe de Valencia”, ya está consiguiendo unos resultados “buenos y esperanzadores”, aunque es una técnica que requiere “de mucho tiempo y visitas al hospital”.

En principio, ha destacado que esta técnica la están probando con la leche. Dando pequeñas cantidades de leche para luego aumentarla progresivamente según vaya respondiendo el paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *