Identificar HER2 en cáncer gástrico permite seleccionar “clarísimamente” a los pacientes que vivirán más tiempo

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La importancia de identificar el biomarcador HER2 en pacientes que padecen cáncer gástrico permite a los oncólogos seleccionar “clarísimamente” a aquellos que van a vivir más tiempo si se les aplica un tratamiento específico, según ha explicado el investigador del Programa de Investigación Clínica del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), Carlos Gómez.

“Existen diferencias que justifican la necesidad de establecer qué técnicas deben estar validadas para determinar el estatus HER2 y qué criterios seguir para interpretar el resultado de estas técnicas de una manera homogénea en todos los laboratorios”, ha apuntado Gómez.

Para ello se ha creado el primer consenso mundial sobre la determinación de HER2 en el carcinoma gástrico, elaborado por la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en colaboración con Roche, y que se ha presentado este miércoles en Madrid.

“Es reseñable que se ha publicado muy poco tiempo después de tener acceso a un tratamiento específico para los pacientes cuyos tumores sobreexpresar HER2. No ha pasado pues mucho iempo entre la posibilidad de identificar a los pacientes a través de un biomarcador, la disponibilidad de una terapia dirigida y unos criterios consensuados por los especialistas implicados”, ha destacado el jefe del Laboratorio de Dianas Terapéuticas del Centro Integral Oncológico Clara Campal, Fernando López-Ríos

Los expertos reunidos para la ocasión han coincidido en que es “necesaria” una colaboración “estrecha” entre oncólogos y patólogos para aplicar así “el mejor tratamiento posible al paciente” con cáncer, una atención “multidisciplinar” que comienza “desde que el endoescopista toma la muestra”.

COLABORACIÓN ENTRE PATÓLOGOS Y ONCOLÓGOS

“El trabajo del oncólogo va a depender de lo exhaustivo y rápido que sea el diagnóstico molecular que haga el patólogo y éste depende a su vez de que el oncólogo aporte todos los datos clínicos que necesita relativos al estado del paciente y las opciones terapeúticas disponibles, entre otras cosas”, ha matizado el vicepresidente de SEOM, Juan Jesús Cruz.

En este sentido, ha apuntado que de los aproximadamente 7.500 casos al año que se diagnostican con cáncer gástrico, un 40 por ciento de los pacientes tiene “de entrada” metástasis, es decir, hay que determinar HER2. Para ello, hasta ahora, bastaba con una muestra para saber si era tumor o no pero “con este consenso y siempre que la salud del paciente lo permita, sería necesario coger seis muestras de seis zonas distintas, de las cuales una sería para analizar HER2”, ha explicado el investigador Gómez.

“A través del consenso promovemos que exista un control de calidad específico para la determinación de HER2 para carcinoma gástrico”, ha reclamado el doctor López-Ríos, quien ha señalado que el tiempo “idóneo” desde que se recibe la muestra hasta que se emite un informe con el resultado tiene que ser “inferior a siete días”.

Por su parte, el presidente de la SEAP, el doctor Aurelio Ariza, ha añadido que “cuanto mayor sea la coordinación entre oncólogos y patólogos, mayores serán los logros alcanzados en términos de respuesta al tratamiento y supervivencia”.

El cáncer gástrico es el cuarto tipo de cáncer diagnosticado con mayor frecuencia y la segunda causa de mortalidad por tumor en el mundo. Sólo en Europa, casi 140.000 personas (4.000 en España) mueren cada año por este tipo de cáncer, que es más común en hombres a partir de los 55 años. Ser fumador, la falta de refrigeración de los alimentos y una dieta rica en sales favorece la aparición de este tumor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *