Un fármaco contra el VIH también podría ayudar a prevenir el cáncer de cérvix

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Científicos de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, han descubierto que un fármaco contra el VIH, el lopinavir, puede también utilizarse para prevenir el cáncer de cérvix o cuello de útero provocado por el virus del papiloma humano (VPH), tras haber comprobado que reactiva el sistema de defensa viral de las células infectadas.

La investigación, cuyos resultados aparecen publicados en la revista “Antiviral Therapy”, se basó en un estudio previo de 2006 que demostró mediante una técnica de cultivo celular el potencial terapéutico de este antirretroviral frente al virus del papiloma.

Desde entonces, según explica el doctor Ian Hampson, autor de ambas investigaciones, han constatado que lopinavir mata selectivamente a aquellas células no cancerosas que están infectadas por el VPH, “dejando poco afectadas a las células sanas”.

Además, han comprobado que este tratamiento consigue “reactivar un sistema antiviral propio del organismo, que previamente había sido bloqueado por el VPH”.

El cáncer de cérvix relacionado con este virus causa cada año unas 290.000 muertes en todo el mundo, sobre todo en los países en desarrollo. El mismo virus, además, también está detrás del aumento de casos de cáncer de boca y garganta que se están detectando en los países desarrollados.

Aunque en muchos países ya se han puesto en marcha programas de vacunación para frenar la enfermedad, estos no son efectivos en aquellas muheres ya infectadas, al tiempo que las vacunas actualmente disponibles tampoco protegen contra todos los serotipos del virus.

Por ello, añade el doctor Hampson, este trabajo ha demostrado que con el uso de lopinavir ofrecería una alternativa contra estas infecciones.

Además, los estudios han demostrado que estas pacientes necesitarían una dosis entre 10 y 15 veces mayor a la que normalmente requieren los pacientes infectados con VIH, por lo que “la mejor forma de administrar este nuevo tratamiento sería mediante su aplicación local en forma de crema”.

“Es seguro en forma de comprimido oral, pero los últimos hallazgos muestran que su aplicación tópica sería suficiente para tratar la infección de VPH”, ha explicado la doctora Lynne Hampson, coautora del estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *