Una variación genética y el control glucémico deficiente aumentan el riesgo de enfermedad coronaria en diabético

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Los pacientes con diabetes tipo 2 que tienen un control glucémico deficiente y cierta variación genética tienen un mayor riesgo de enfermedad arterial coronaria, según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista “Journal of the American Medical Association” (JAMA).

Entre los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular, la diabetes mellitus es uno de los más importantes y aumenta el riesgo de episodios cardiacos graves incluso de dos a cuatro veces en relación a las personas que no padecen diabetes. Además, una parte importante del riesgo cardiovascular se encuentra sujeta a factores genéticos.

La variación genética en el cromosoma 9p21 se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedad arterial coronaria (EAC) en la población general. Los investigadores han examinado en su estudio la asociación de esta variante genética con la enfermedad coronaria en personas con diabetes tipo 2 y si la asociación se ve afectada por un deficiente control glucémico.

Los autores realizaron dos estudios, uno incluía a 734 pacientes con diabetes tipo 2, de los que 322 habían sido diagnosticados con enfermedad arterial coronaria y que fueron reclutados entre 2001 y 2006; otro estudio contó con 475 pacientes con diabetes tipo 2 que fueron seguidos en relación a su supervivencia entre 1993 y 1996.

En ambos grupos se realizaron pruebas de la variación genética del cromosoma 9p21 y aspectos del control glucémico a largo plazo mediante medidas de la hemoglobina A1c tomadas en los años anteriores al comienzo del estudio.

Los investigadores descubrieron que en comparación al riesgo de enfermedad arterial coronaria en pacientes sin la variante genética de riesgo ni control glucémico deficiente, las probabilidades de EAC en aquellos con dos variantes genéticas de riesgo pero sin un mal control glucémico eran del doble, mientras que las de aquellos con un mal control glucémico se multiplicaban por cuatro.

Los investigadores descubrieron también una interacción similar entre los factores de riesgo de la variante 9p21 y el control glucémico deficiente con respecto a la tasa de mortalidad después de 10 años.

Los autores concluyen que estos descubrimientos podrían tener implicaciones en la comprensión del proceso de formación de placas en las arterias, denominado aterogénesis, en la diabetes y en el diseño de estrategias de prevención más eficaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *