Casi uno de cada 10 pacientes hospitalizados en servicios de Medicina Interna son alcohólicos de riesgo, según estudio

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Aproximadamente un 9 por ciento de los pacientes hospitalizados en los servicios de Medicina Interna, casi uno de cada diez, presentaba un consumo alcohólico de riesgo debido al aumento de la ingesta de alcohol que se ha producido en España en los últimos años, según se desprende de los resultados de un estudio de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) presentados en el marco de su congreso nacional que se está celebrando estos días en La Coruña.

Dichos estudio ha sido realizado en los servicios de Medicina Interna de 21 hospitales españoles e incluyó a más de 1.000 pacientes, de los que cerca de un 4 por ciento eran individuos “con dependencia del alcohol”, según afirmó el coordinador del Grupo de Trabajo de Alcohol y Alcoholismo de la SEMI, Javier Laso.

Por otra parte, en este mismo estudio se ha constatado que al realizar la historia clínica de ingreso, al 40 por ciento de los pacientes no se le había interrogado acerca del consumo de alcohol. En los casos en que se había registrado este dato, sólo en un 18 por ciento de los pacientes se cuantificó la cantidad de alcohol consumida, informa la SEMI en un comunicado.

De este modo, el doctor Laso destacó la importancia de “tomar conciencia de que identificar cuanto antes un consumo alcohólico de riesgo es tan importante, desde el punto de vista preventivo, como detectar precozmente un incremento de la presión arterial o de los niveles de colesterol en sangre”.

El nivel de ingesta de alcohol se ha incrementado notablemente en los últimos años, y cada vez a edades más tempranas, y la situación se agrava dado que, tanto en el ámbito de la Atención Primaria como en el medio hospitalario, menos de la mitad de los pacientes con problemas relacionados con el alcohol son reconocidos como tales por el médico que les atiende.

Según datos de la SEMI, más de 60 enfermedades están relacionadas con el consumo de alcohol, que afectan a órganos y sistemas como son el hígado, páncreas, sistemas cardiovascular y nervioso, además de alteraciones de la respuesta inmune del organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *