El tabaquismo hace que aumente en un 50% la posibilidad de muerte súbita en el lactante, según experto

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El tabaquismo hace que aumente en un 50 por ciento la posibilidad de padecer muerte súbita en el lactante, según destacó hoy el secretario general de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Esteban López de Sá, durante su participación en la conferencia impartida hoy en Madrid con motivo de la VII Semana de la Ciencia que celebra estos días la Federación Española del Corazón (FEC).

En este sentido, este experto destacó el aumento progresivo de la tasa de incidencia de la muerte súbita en el lactante –entre 1,5 y 2 por 1.000 nacidos vivos–, lo que la convierte en la quinta causa de muerte en el periodo postnatal. Además, los componentes del tabaco hacen que también aumente la posibilidad de que los niños padezcan neumonía, otitis o gripe.

El tabaco está considerado un factor de riesgo cardiovascular clave debido a su elevado impacto en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Además es un factor de riesgo modificable y reversible “causante de numerosos infartos agudos de miocardio y muertes cardiovasculares”, matiza el doctor Jaime Fernández de Bobadilla, del servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Actualmente las campañas contra el tabaquismo están dirigidas fundamentalmente a los jóvenes, sin embargo los datos indican que es necesario dirigirse a la población general, puesto que es en el seno familiar donde se aprenden los hábitos de vida, advierte la FEC en un comunicado.

Sin embargo, el doctor Fernández de Bobadilla lamentó que sólo el 5 por ciento de los pacientes que intenta dejar de fumar por su cuenta los consigue. No obstante, “si se combina un buen tratamiento intensivo de cambio de conducta con fármacos se pueden alcanzar cifras cercanas al 50 por ciento”, añadió.

En cuanto a las recaídas, afirmó que “durante los primeros meses es fácil que ocurra, sin embargo, superado el primer año la cifra disminuye al 5 por ciento. Aunque nunca se debe bajar la guardia y un ex fumador nunca puede permitirse volver a dar una calada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *