Siete osos pardos murieron en la Cornisa Cantábrica en los últimos años por la colocación de cebos envenenados

La Xunta y la Fundación Oso Pardo tratarán de concienciar a los escolares de la importancia de preservar esta especie en extinción

LUGO, 19 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, aseguró hoy que en los últimos años siete ejemplares de esta especie aparecieron muertos en la Cornisa Cantábrica –uno en Lugo, tres en Asturias y otros tantos en Palencia–, a causa de la colocación de cebos envenenados para eliminar a otros predadores.

Aunque puntualizó que estos cebos no son colocados para eliminar a ejemplares de oso pardo, alertó de que provocan una “auténtica masacre” en esta especie de extinción, por lo que celebró que la Fiscalía del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) abriese una investigación para conocer la utilización de cebos envenenados en Galicia.

También hizo un llamamiento a evitar este tipo de prácticas y recordó que la muerte de un oso pardo por este motivo puede suponer “multas millonarias” e incluso penas de cárcel. En la misma línea se pronunció el delegado provincial de la Consellería de Medio Ambiente en Lugo, Eduardo Vidal, quien advirtió de que “el que la hace, la paga”.

Guillermo Palomero informó de que en los últimos años los montes de Navia de Suarna, Cervantes, Folgoso do Courel y Pedrafita han recibido la visita de al menos tres ejemplares de oso pardo. Además, mostró su “esperanza” de que cada vez más osos se muevan por territorio gallego al existir una hembra en Os Ancares leoneses que ya ha traído al mundo a dos camadas de oseznos, por lo que no descartó que alguna de sus hijas acabe por pasar a la zona gallega.

CONVENIO DE COLABORACIÓN

Estas declaraciones las hizo durante la firma de un convenio entre Consellería de Medio Ambiente y la propia Fundación Oso Pardo para poner en marcha un programa de educación ambiental con el fin de concienciar a los escolares sobre la importancia de preservar esta especie. El programa se desarrollará en centros escolares de Lugo situados en las zonas en las que se ha detectado la presencia del oso pardo.

La sensibilización de los más pequeños es precisamente uno de los fines del proyecto “Huella” así como contribuir de esta forma a la conservación del oso pardo en la cordillera cantábrica, al tratarse de una especie en peligro de extinción.

Un total de 232 alumnos de educación infantil, primaria y secundaria de centros escolares de los municipios de Cervantes, Navia de Suarna, Folgoso do Courel y Pedrafita do Cebreiro participarán en este proyecto, que incluye diversas actividades encaminadas a dar a conocer a los escolares las características principales de la población osero y su hábitat, mejorar la percepción del medio natural y sus problemas de conservación.

Asimismo, se pretende incluir en los programas curriculares la problemática de las especies en vías de extinción, particularmente el caso del oso pardo cantábrico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *