Un equipo del CSIC encuentra cinco nuevas cepas de bacterias en una necrópolis sevillana

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

Un equipo de Investigación del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha aislado cinco nuevas cepas de la bacteria “Rubrobacter”, vinculada a procesos de biodeterioro, en un estudio realizado en la necrópolis de Carmona (Sevilla) y en Vilar de Frades, Portugal.

Según indicó Andalucía Investiga en un comunicado, este hallazgo, producto de un proyecto de excelencia de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, ha sido publicado en el último número de la revista “Naturwissenschaften”.

El grupo de trabajo, liderado por Cesáreo Sáiz-Jiménez, halló esta biota en tres espacios, dos de ellos en torno a la Necrópolis de Carmona como son las tumbas romanas de Servilia y Postumio; y un tercero en la iglesia de Vilar de Frades, en Portugal.

En todos los casos, las cepas aisladas estaban implicadas en procesos de biodeterioro y asociadas a eflorescencias salinas, que se depositan sobre la superficie de monumentos al evaporarse el agua de disolución. Las cinco cepas fueron cultivadas en el laboratorio y algunas de ellas posiblemente representen nuevas especies del género “Rubrobacter”.

El crecimiento de estas cepas en monumentos y pinturas murales provoca la aparición de un característico color rosa, contribuyendo también al deterioro estético de los bienes culturales y hasta ahora no se había conseguido aislar ninguna cepa implicada en procesos de biodeterioro.

Hasta la fecha se habían identificado tres especies distinta, de la categoría termófilas, cuyas características eran similares, ya que podían crecer a elevadas temperaturas de hasta 70 grados celsius, y resistir radiaciones gamma. Sin embargo, el estudio de estas nuevas cepas permite confirmar que las aisladas en monumentos no son termófilas, crecen a temperatura ambiente, necesitan una concentración de sales del tres por ciento para su desarrollo y participan activamente en el deterioro de los edificios estudiados, lo que da otra visión de la fisiología y la actividad de las especies del género “Rubrobacter”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *