Investigadores asocian el suicidio a cambios químicos cerebrales

ONTARIO, 27 (OTR/PRESS)

Los cerebros de las personas que cometen suicidio son químicamente diferentes a aquellos que mueren por otras causas, según concluye un estudio canadiense. Investigaciores han analizado tejido cerebral de 20 fallecidos y, en aquellos que fueron víctimas de suicidio, encontraron un mayor nivel de un determinado proceso químico cerebral que repercute negativamente en la conducta de personas con depresión severa. En un artículo publicado en la revista Biological Psychology, apuntan además que factores medioambientales determinan en parte esos cambios, lo que abre una nueva vía de investigación.

Los investigadores de las universidades de Western Ontario, Carleton, y Ottawa, analizaron el tejido de diez personas con depresión severa y habían terminado suicidándose y otras diez que habían muerto de forma repentina por otras causas, tales como ataque al corazón.

CAMBIOS EN LA METILACIÓN

Encontraron que el ADN en el grupo de suicidas estaba químicamente modificado por un proceso normalmente implicado en la regulación del desarrollo celular, denominado metilación, y que acaba con los genes no deseados en una célula de forma que queden caracterizadas para una misión determinada, como una célula para piel o para el corazón. En suicidas, el índice de metilación fue casi diez veces mayor que en el otro grupo, y el gen que se estaba viendo afectado en las células es un receptor de mensajes químicos que juega un papel principal en la regulación de la conducta.

En su estudio, los investigadores concluyen que esta reprogramación podría contribuir a “la prolongación y recurrencia de la depresión”. Investigaciones previas apuntaban que los cambios en el proceso de metilación podrían estar causados por una combinación de factores genéticos y ambientales, denominados epigenéticos.

El doctor Michael Poulter, responsable de la investigación, manifestó en declaraciones difundidas por la BBC y recogidas por otr/press que “la simple idea de que el génoma es tan maleable en el cerebro es sorprendente, porque las células cerebrales no se dividen. Cada persona dispone de sus neuronas desde el inicio de la vida, asi que la idea de que se produzcan mecanismos epigenéticos es bellamente insólita”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *