Un grupo de científicos intrenta trasladar los beneficios del Resveratrol a la cerveza

MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Cerveza que previene el cáncer y los infartos. Un grupo de estudiantes de la Universidad de Rice ha utilizado la ingeniería genética con el objetivo de desarrollar el Resveratrol en la cerveza y trasladar a esta bebida sus beneficios a la hora de reducir el cáncer y las enfermedades del corazón. El Resveratrol es un producto químico utilizado en el sector de vino ha demostrado reducir el cáncer y las enfermedades, ya que contiene anti-inflamatorios para combatir las células malignas.

El Resveratrol es un compuesto natural que, según algunos estudios, contiene anti-inflamatorios contra el cáncer. Los beneficios cardiovasculares pudieron ser comprobados ya en ratones y otros animales. No obstante, todavía no está claro si los seres humanos podrían de los mismos beneficios. Actualmente, Resveratrol ya es vendido como un suplemento de salud.

Los estudiantes, a partir de la ingeniería genética, pretenden crear una cerveza que contenga Resveratrol, un producto químico que en el sector del vino que ha demostrado reducir el cáncer y las enfermedades del corazón en animales de laboratorio.

Uno de los miembros del equipo, David Ouyang, aseguró que están trabajando con una cepa de levadura que se utiliza comercialmente para hacer cerveza de trigo. El objetivo es modificarla genéticamente, de manera que se puedan metabolizar los azúcares para crear un químico intermedio, que luego será convertido en Resveratrol.

IDEA INNOVADORA

La idea surgió cuando el equipo empezó a buscar bibliografía publicada acerca de cómo modificar la levadura de la cerveza con Resveratrol. Compararon varios estudios para encontrar lograr encontrar los antinflamatorios cancerígenos que contiene el producto.

“He visto algunos estudios donde se ha demostrado que se pueden activar las mismas proteínas que son conocidas por desempeñar una función en la que se prorroga el período de vida que se mantiene en las dietas hipocalóricas”, aseguró Ouyang.

Con tres conjuntos de genes pretenden crear cepas. “Ya hemos creado una cepa con los genes A-B”. A partir de aquí, con un poco de suerte y trabajo duro, el equipo pretende que se termine para obtener algunos datos importantes antes de que se mande el estudio a la Universidad de Cambridge. Además, los miembros del equipo consideran que “en términos de valor de la educación, este estudio acerca la biología sintética a la investigación para estimular la creatividad” de los estudiantes. según un profesor asistente de bioquímica y biología celular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *