El pabellón Villanueva del Jardín Botánico se inaugura con una exposición que repasa la historia de la ingeniería española

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El recién rehabilitado pabellón Villanueva del Real Jardín Botánico-CSIC de Madrid se inaugura con la exposición “Ars Mechanicae, Ingeniería medieval en España”, que repasa la historia de la ingeniería española en la Edad Media y cómo los avances ayudaron a mejorar la calidad de los ciudadanos, según indicó hoy el secretario de Estado de Planificación y Relaciones Institucionales, Víctor Morlán.

La exposición aspira a recrear la situación del progreso técnico que hubo durante este periodo y “la colaboración entre civilizaciones para mejorar la vida cotidiana”, señaló, al tiempo que apuntó que se presta especial atención a la técnica aplicada a la construcción de caminos, puentes y puertos; al abastecimiento de aguas a las poblaciones y a la agricultura; “y a la aplicación de la fuente de energía animal hidráulica y eólica que permitieron el progreso sobre la actividad industrial”.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 7 de enero, ha sido organizada por el Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo (CEHOPU), con la colaboración del Real Jardín Botánico y la Fundación Juanelo Turriano. Basada en los estudios previos del profesor de la universidad de Granada, Ignacio González Tascón, fallecido en 2006, el comisario de la exposición, Pedro Navascúes, le ha dedicado la muestra.

A través de 110 piezas originales procedentes de 36 instituciones museísticas y culturales nacionales e internacionales y 31 maquetas y modelos, esta exposición consigue un discurso expositivo didáctico y proporciona una amplia visión de la ingeniería medieval en los antiguos reinos que poblaron la Península Ibérica.

Así, los visitantes podrán ver cómo se construían las fortalezas y edificaciones civiles, y una gran variedad de arte relacionada con la industria, como la elaboración del pergamino, fabricación del vidrio, o la acuñación de la moneda. También estarán a disposición los más diversos ingenios y máquinas del periodo.

La exposición coincide con la inauguración del pabellón Villanueva, que llevaba un año y medio en obras para rehabilitarlo como sala de exposiciones. Este trabajo se ha podido hacer gracias a la colaboración del CSIC y la Fundación Caja Madrid, que decidió apostar por el proyecto por dos razones: por la importancia artística del edificio en sí y por el carácter científico que tiene el Jardín Botánico en su conjunto.

Este edificio ha ido redefiniendo su uso a lo largo de su historia, ya que en un principio, según los planos que se encontraron del jardín, se diseñó para que funcionara como invernadero o “estufa al mediodía” para dar calor a las plantas en invierno. También ha servido de biblioteca, herbario y de laboratorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *