El ejercicio físico y las relaciones sexuales regulares mejoran el nivel de pH vaginal, según un estudio

OVIEDO, 9 (EUROPA PRESS)

La práctica de ejercicio físico, el trabajo fuera del hogar y la actividad sexual regular ayudan a mantener un pH vaginal óptimo. Así se desprende del Estudio Epheso, el primer estudio epidemiológico sobre el pH vaginal de la población femenina española que fue presentado hoy en Oviedo por el jefe de Servicio de Ginecología del Hospital Central de Asturias, el doctor Javier Ferrer.

Ferrer explicó que mantener el nivel de pH vaginal adecuado en cada periodo de la vida de la mujer está directamente relacionado con el bienestar, la satisfacción sexual y la ausencia de patologías. Así mismo el estudio demuestra que las alteraciones de pH son indicativas de diferentes problemas o infecciones vaginales, como por ejemplo la vaginitis.

Por ello el estudio ha tratado de relacionar el pH vaginal con otras variables con el objetivo de asociarlo con el estilo de vida de la mujer. En las conclusiones se observa que una mujer con una mayor actividad física y laboral mantiene unos valores de pH más adecuados en cada momento de su vida, en concreto más ácidos, lo que la protege mejor de agentes externos e influye por lo tanto en su salud.

En mujeres con un estilo de vida más sedentario y menor actividad fuera del hogar, se observa un pH más alto o básico. Los investigadores del estudio señalan una posible explicación sociológica que podría ser que la mujer con mayor actividad fuera del hogar se preocupe más por su cuidado personal y su aspecto externo, y esto influye indirectamente en la acidificación de su pH vaginal.

En la muestra han participado 140 mujeres asturianas a las que también se les ha preguntado por sus relaciones sexuales. Y es que Ferrer manifestó que “existe una estrecha correlación entre el pH vaginal y la sexualidad”.

En este sentido el estudio destaca que las mujeres que manifiestan una mayor satisfacción e interés sexual presentan valores de pH más bajos y equilibrados. “Esto puede explicarse porque la mujer que se cuida, se siente bien y segura y probablemente esto influye de forma positiva en su deseo y en sus relaciones sexuales”, dijo el jefe de Ginecología del HUCA.

En relación a diferentes aspectos de la vida sexual, Ferrer destacó que casi el 37 por ciento de las asturianas manifiestan un interés alto por el sexo, aunque superadas por las féminas de Baleares, País Vasco y Valencia. Por debajo están las madrileñas con un 33,5 y la que muestran menor interés son la aragonesas, con un 22 por ciento.

De la misma forma, las asturianas otorgan una mayor importancia a las relaciones sexuales que la media española (46% contra 41%), un poco menos que las vascas (48%), aunque las superan de lejos las mujeres valencianas (51%).

La mitad de las mujeres asturianas se declaran muy satisfechas con su vida sexual. En este aspecto las más satisfechas resultan ser las valencianas (58%), seguidas de las vascas, las catalanas y las gallegas (en torno al 53% las tres). Curiosamente, las madrileñas son las que muestran menor satisfacción (un 40% se declara muy satisfecha y un considerable 26% se declara poco satisfecha).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *