Una nueva técnica logra que los pacientes con vitíligo recuperen el “tono natural” de la piel en las zonas afectadas

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Una nueva técnica de terapia celular basada en el trasplante de células epidérmicas del propio paciente de una zona pigmentada a determinadas áreas que aparecen despigmentadas ha demostrado su eficacia en el tratamiento del vitíligo, una enfermedad degenerativa de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas blancas en la piel por la ausencia de pigmento, según informó hoy la Clínica de la Universidad de Navarra.

Hasta la fecha, el equipo del centro médico pamplonés ha tratado a diez pacientes con vitíligo estable mediante el trasplante de células pigmentadas en monocapa sobre membrana amniótica. “En todos los pacientes hemos conseguido tasas de éxito elevadas con una repigmentación del 75 al 100 por cien de la zona afectada”, apuntó el especialista en Dermatología de la clínica, el doctor Pedro Redondo.

El tratamiento del vitíligo mediante esta nueva técnica comienza con el cultivo de las células epidérmicas –mezcla de queratinocitos y de melanocitos– para proceder después a realizar cultivos selectivos, de forma que constituyan una monocapa sobre el soporte de membrana amniótica.

Una vez en quirófano, se tratan las manchas blancas con un láser de CO2 “de forma muy superficial para conseguir eliminar la epidermis, sobre la que más tarde se implantan las membranas amnióticas con las células epidérmicas”, explicó. Una vez trasplantadas, las capas de melanocitos se cubren mediante un apósito oclusivo que se levantará a los tres o cuatro días después de los cuales el paciente se somete a un tratamiento con rayos UVA.

Según el doctor Redondo, “la mejor indicación es el tratamiento en zonas selectivas, no en grandes áreas, que permanezcan estables y que no hayan respondido a los tratamientos médicos convencionales”. En este sentido, es importante tener en cuenta que el tratamiento quirúrgico mediante láminas de células epidérmicas “nunca debe ser un tratamiento de primera elección para el vitíligo y que nunca debe aplicarse en un vitíligo activo”, subrayó el dermatólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *