La Xunta considera que el vertido al río Lagares por el incendio en Vigo provocará una mortalidad “puntual” de especies

VIGO, 6 (EUROPA PRESS)

El consejero de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, confirmó la activación de un operativo destinado a minimizar los efectos de un vertido de lejía, detergente y alcohol registrado en el río Lagares como consecuencia del incendio en una macronave del polígono industrial de O Gorxal. Los productos que alcanzaron este cauce proceden de una empresa de componentes químicos de limpieza.

En declaraciones a los medios, señaló que la alteración en el río “será puntal” dado que las sustancias químicas vertidas son biodegradables. No obstante, Vázquez adelantó que habrá “mortalidad de especies en zonas donde el PH del río es más alcalino”. A este respecto, el director general de Desenvolvemento Sustentable, Emilio Fernández, reconoció que será “inevitable” que parte del vertido llegue al mar aunque más degradado y menos activo.

Tras recibir el aviso del alcalde de Vigo, Abel Caballero, Medio Ambiente activó dos dispositivos de emergencia para, primero, “garantizar” el control de la posible afectación del Lagares y del entorno inmediato.

Efectivos de esta Consejería, según explicó Vázquez, se centraron en “vigilar” si las llamas generaban algún tipo de contaminación atmosférica que supusiese un peligro para la salud pública, como consecuencia de los productos químicos que se albergaban en la macronave. “No se han producido alteraciones importantes”, destacó a este respecto.

MEDIDAS DE CONTENCIÓN

Medio Ambiente movilizó a varios operarios de la empresa Tragsa, que situaron barreras superficiales en el Lagares y habilitaron tres diques de contención con sacos de arena para evitar que el vertido se extienda por todo el cauce.

Su objetivo, como señaló, es embalsar el agua para que así los efectivos del dispositivo puedan tratarla mediante carbón activo, cáscara de pino y serrín. Precisamente, una de las prioridades de estos diques, como destacó Emilio Fernández, es el filtrado del agua para reducir la llegada de estas sustancias al mar.

Según expuso el consejero, estas barreras se ubican, uno, en el curso del río que transcurre cerca del polígono industrial de O Gorxal; otro, en la vecina parroquia de Sárdoma, a su paso por la Avenida de Madrid, y, el tercero, en la desembocadura del río Eifonso en el Lagares.

Vázquez añadió que diversos operarios se dedican a estas horas a la retirada de la espuma blanca y densa que generaron la lejía, detergente y alcohol vertidos al Lagares. Asimismo, comunicó que su departamento establecerá distintos puntos de análisis para controlar la evolución de la situación y verificar si se produce una recuperación del agua.

En la zona trabajan, además, recogiendo muestras del río varios agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *