Gijón.- El nuevo museo en Tabacalera se retrasa ante los nuevos hallazgos arqueológicos de origen romano

GIJÓN, 5 (EUROPA PRESS)

El Concejal de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Gijón Justo Vilabrille y la directora Científica de la Excavación del edificio de la antigua Fábrica de Tabacalera de Cimadevilla, la catedrática de la Universidad Autónoma de Madrid y Carmen Fernández Ochoa, presentaron los los hallazgos arqueológicos realizados durante los trabajos en el antiguo convento de las Agustinas Recoletas.

El edil socialista afirmó con rotundidad que después de realizar análisis exhaustivos sobre los restos “los hallazgos son de origen romano” por lo que han estado enterrados durante dieciséis o diecisiete siglos.

Vilabrille dejó claro que este descubrimiento obliga a replantear el proyecto museológico y el plan de usos del museo y va a conllevar retrasos “sin duda” en la puesta en marcha del mismo. Retrasos, añadió, que pueden ser importantes “aunque lo que ha aparecido bien lo vale y bien justifica esos retrasos”. “Queremos hacer las cosas bien, con calma y para poner en valor lo necesitamos”.

El edil socialista explicó que al finalizar la primera fase de las excavaciones el año pasado se encontraron unos muros y edificaciones “de forma incipiente” en el claustro del convento que obligaron a llevar a cabo una segunda fase en los trabajos, momento en el que de forma definitiva “se constata la gran importancia de los hallazgos”.

En este sentido, Vilabrille anunció que el Ayuntamiento ya ha procedido a poner en marcha los trámites administrativos para abordar la tercera fase de las excavaciones en la que se pretende determinar con mayor exactitud la función de ese gran edificio romano que ha aparecido y ver si aparecen nuevos restos.

Éstos fueron de dos tipos. De una parte una gran edificación civil de carácter público de robustos muros con sus contrafuertes y que probablemente, apuntó, “con todas las reservas puede ser el aljibe que abastecería de agua a la ciudad romana”.

Este posible aljibe se corresponde con una construcción, de estructura cuadrada, de 36 metros cuadrados de superficie y cuatro metros de altura, formado por muros de 0,60 metros de ancho, realizados con piedras y argamasa y reforzados en su interior con contrafuertes que se repiten cada dos metros.

Por otra parte se localizaron “un abundante número de restos orgánicos verdaderamente singulares” como cueros, maderas trabajadas, pólenes, semillas, restos que son escasísimos en la Península Ibérica. De hecho, los expertos, afirmó el edil, “dicen que sólo en el Puerto de Irún apareció algo parecido”.

Hasta la actualidad se ha excavado aproximadamente un tercio del interior del edificio. Por último Justo Vilabrille indicó que todavía no está en condiciones de decir cómo se pondrán a disposición del público estos descubrimientos y dejó claro que en este asunto se tendrá muy en cuenta la opinión de los expertos, a los cuales agradeció además la pasión y la dedicación que están poniendo en el proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *