Asturias y Castilla y León buscan en una operación “extrema” al oso herido por un lazo de acero

El animal se mueve indistintamente entre los concejos de Degaña (Asturias) y Páramos del Sil (León)

OVIEDO, 26 (EUROPA PRESS)

Asturias y Castilla y León mantienen activo el operativo de vigilancia para localizar al oso herido por un lazo, presumiblemente de acero, que hoy, de momento, no ha sido avistado. Según explicó el Director General de Biodiversidad y Paisaje del Principado, José Félix García Gaona, la complejidad del operativo es “extrema” debido a múltiples factores, como la dificultad de localización del animal, la debilidad pero previsible agresividad o la no inmovilización del mismo. Por tanto, las posibilidades de éxito son inciertas, informó el Principado a través de una nota de prensa.

Tres equipos integrados por guardas, veterinarios y biólogos de las dos comunidades autónomas trabajan en la zona para intentar capturar al animal y proceder a curar sus heridas, con la colaboración de la Fundación Oso Pardo (FOP), la Fundación para la Protección de Animales Salvajes (Fapas) y el equipo de investigación sobre oso de la Estación Biológica de Doñana del Centro Superior de Investigaciones Científicas. Puntualmente, también se dispone del apoyo del Parque de la Naturaleza de Cabárceno y la Universidad de León.

El animal fue localizado por primera vez el 19 de agosto por personal de la Fundación Oso Pardo tras recibir el aviso de un particular en territorio de León. Desde el principio y, a petición de la Junta de Castilla y León, la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Principado de Asturias prestó apoyo a la comunidad autónoma vecina para intentar capturar al animal.

Actualmente, Asturias está ya plenamente incorporada al operativo porque a día de hoy el oso se mueve indistintamente por los concejos de Degaña, en Asturias, y Páramos del Sil, en León, por una franja de unos 500 y 1.000 metros de ancho a caballo entre las dos comunidades autónomas.

El animal está herido por un lazo que porta a la altura de la cintura. Presenta un gran estrangulamiento en la zona y una notable herida descarnada. Además de las evidentes molestias que debe producirle, su estado puede acarrear otros efectos como, por ejemplo, desnutrición como consecuencia de los problemas de movilidad o infecciones más graves de la herida u otros.

OPERATIVO

El equipo tiene en marcha un operativo de vigilancia para localizar al animal e intentar capturarlo, sin recurrir a una inmovilización previa por otros sistemas distintos al anestésico, como jaulas o trampas, como consecuencia de la debilidad que previsiblemente presenta el animal.

Una vez anestesiado, el siguiente paso es proceder a retirarle el lazo y a realizar una cura de la herida sobre el terreno, utilizando antibióticos de larga duración, desinfectantes y cicatrizantes específicos. Tras la primera cura, el operativo realizará un seguimiento posterior al animal para controlar su evolución y acudir en su ayuda si fuera necesario.

El planteamiento de trabajo y los protocolos de actuación han sido establecidos de común acuerdo entre todas las partes, contando con el asesoramiento y recomendación unánime de los especialistas de FOP, Fapas, la Estación de Doñana, el parque de la naturaleza de Cabárceno y la Universidad de León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *