La excavación en la antigua muralla de Burgos sacan a la luz restos materiales y humanos de la Guerra de la Indepen

Los trabajos arqueológicos han sacado a la luz casi 100 metros lineales de muralla que permanecían ocultos

BURGOS, 12 (EUROPA PRESS)

La excavación arqueológica que se está llevando a cabo desde el pasado mes de junio en la calle las murallas de Burgos, junto a la antigua muralla burgalesa, ha dado como resultado, por el momento, el hallazgo de varios restos, tanto materiales como humanos, procedentes de la Guerra de la Independencia (1808).

Según expuso hoy el alcalde en funciones, Javier Lacalle, durante la visita que realizó a la zona, se han encontrado esqueletos de soldados sorprendidos por el fuego francés a pie de muralla, restos de balas (algunas de ellas sin explosionar) y abundante material de artillería.

Lacalle subrayó la coincidencia de estos descubrimientos con la conmemoración del bicentenario de la contienda, “vivida de primera mano por la ciudad”. El edil recordó que la zona de la muralla y del Castillos fue la mas afectada por la guerra.

Los sondeos arqueológico y la retirada de las tierras que se apoyaban en la estructura defensiva han permitido sacar a la luz en la zona media de la calle un lienzo de 95 metros lineales de muralla quebrados en cuatro tramos diferentes, siendo los dos extremos interrumpidos por la desaparición de la cerca de raíz de las voladuras llevadas a cabo en el asedio al sitio de Burgos durante la Guerra de la Independencia.

Además, se han exhumado tres pequeños cubos semicirculares situados de tal forma que buscan romper la monotonía de una pared recta de 40 metros de longitud.

Por ultimo, se ha localizado una puerta en el punto más elevado de la muralla que se sospecha que pudiera ser la “puerta de los ferros”, acceso vinculado a la judería.

OTROS RESTOS MEDIEVALES

Ademas de los restos relacionados con la Guerra de la Independencia, se han recuperado materiales que ponen de manifiesto el alto nivel adquisitivo y los antecedentes culturales de los vecinos de este barrio en al Edad Media.

En este sentido, se ha recogido una importante colección de cerámica que, aunque fragmentada, remite diferentes tipos de producciones entre las que destaca las de tradición mudéjar.

También se han localizado diversos fragmentos de hanuquillas o lucernas, cerámicas relacionadas con la fiesta hebrea del Hanuka, así como restos de yeserías artísticamente trabajadas.

El alcalde en funciones explicó que los trabajos realizados por una veintena de arqueólogos concluirán durante el mes de octubre y será entonces cuando se presenten de forma oficial y se decida que hacer con las piezas encontradas.

Algunas de ellas, según apuntó Lacalle, se expondrán en el Museo de Burgos y otras quedarán custodiadas en algún archivo u almacén municipal.

El Ayuntamiento redactó un proyecto de intervención arqueológica durante el pasado año que fue aprobado por la Junta de Castilla y León. Las obras se contrataron por un importe superior a los 400.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *