La diabetes materna triplica el riesgo de defectos congénitos en hijos

WASHINGTON, 31 (Reuters/EP)

Las mujeres que padecen diabetes antes de quedar embarazadas son tres veces más propensas que las demás a dar a luz un bebé con al menos un defecto de nacimiento, según un estudio realizado por investigadores estadounidenses publicado en “American Journal of Obstetrics and Gynecology”.

Varios defectos congénitos diferentes están relacionados con las madres que tienen diabetes tipo 1, también llamada diabetes juvenil, o tipo 2, que es la forma más común de la condición y que está vinculada con la obesidad, indicaron los expertos.

Entre ellos se encuentran los defectos cardíacos, cerebrales, medulares, en las extremidades, los riñones y el tracto gastrointestinal, anormalidades en el pene y las orejas y labio leporino o paladar hendido, escribieron los autores.

“Este estudio documenta el hecho de que la diabetes está relacionada con un rango más amplio de defectos (de nacimiento) de lo que se creía anteriormente,” señaló el doctor Adolfo Correa, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), director del estudio.

Correa dijo que al parecer la condición denominada diabetes gestacional no está asociada a este aumento de riesgo de defectos congénitos. Esta forma de diabetes puede aparecer en una mujer durante el embarazo, pero los niveles de azúcar en sangre suelen retornar a la normalidad después del nacimiento del bebé.

Pero Correa señaló que algunos casos de diabetes gestacional diagnosticados serían en realidad de diabetes tipo 2 que simplemente no se habían detectado antes.

El estudio incluyó a 13.030 bebés nacidos con defectos congénitos en Estados Unidos y 4.895 niños sin problemas al nacer. Los investigadores determinaron qué madres tenían diabetes antes de quedar embarazadas.

Las mujeres con diabetes tenían el triple de riesgo de tener un bebé con defectos de nacimiento que las otras participantes, indicaron los investigadores. “La atención previa al embarazo no está alcanzando a todas las mujeres con diabetes de la forma que debería. Y dada la creciente prevalencia de diabetes, incluso entre las mujeres en edad reproductiva en este país y muchas partes del mundo, éste es un llamado para que las comunidades clínica y de salud pública desarrollen medidas preventivas más efectivas,” indicó Correa.

El autor dijo que los médicos que saben que una mujer embarazada o que planea concebir tiene diabetes tendrían que considerar medidas relacionadas con el control del peso, la dieta, el ejercicio y la medicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *