Investigan una nueva enfermedad transmitida por garrapatas

BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Departamento de Medicina de la Universitat Autònoma de Barcelona y el Institut Universitari Parc Taulí están estudiando una nueva enfermedad transmitida por garrapatas, todavía poco conocida.

En un reciente artículo publicado en “Pediatric Infectious Disease Journal”, los investigadores han recogido los primeros 36 casos diagnosticados en el Hospital de Sabadell de una infección no grave, que afecta predominantemente a los niños. La garrapata vectora no es la del perro, sino que está vinculada a otros animales como el jabalí.

Una de las enfermedades bacterianas transmitidas por garrapatas más prevalente en Cataluña es la fiebre botonosa mediterránea, en la cual está implicada como agente transmisor la garrapata del perro. La UAB y el Parc Taulí la llevan estudiando durante más de 25 años.

Recientemente, el equipo de investigadores, dirigido por Ferran Segura, director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas Parc Taulí-UAB, ha identificado una nueva enfermedad transmitida por garrapatas producida, como en la fiebre botonosa mediterránea, por una “ricketssia”, bacterios intracelulares y de difícil cultivo. El diagnóstico se realiza habitualmente por serología, aunque son de gran ayuda las técnicas de biología molecular.

En el artículo, los investigadores han recogido los primeros casos de esta nueva enfermedad transmitida por garrapatas y han señalado que el signo clínico más característico es la lesión de inoculación, que acostumbra a ser en la cabeza, a menudo entre el cabello.

Los pacientes también presentan inflamaciones regionales de los gángleos y el agente causante es la “rickettsia slovaca” y la garrapata transmisora se llama “dermacentor marginatus”. La enfermedad, que no es grave y se cura con antibióticos, es más propia del otoño y el invierno.

Los investigadores, que ya habían podido constatar la presencia de “rickettsia” en las garrapatas obtenidas del campo o directamente de los jabalíes, consideran importante que los adultos y, sobre todo, los niños tengan cuidado en sus salidas al campo, revisar si han sido picados por una garrapata y, si lo han sido, extraerla antes de que pueda transmitirse la infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *