Un test podría ayudar a evaluar el comienzo de la enfermedad de Parkinson, según un estudio de la Universidad de Navarra

PAMPLONA, 21 (EUROPA PRESS)

Un estudio desarrollado en el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra y publicado en la revista científica Neuroimage, revela que un test podría ayudar a evaluar el comienzo de la enfermedad de Parkinson.

En un comunicado, la Universidad de Navarra informó que el estudio muestra las áreas cerebrales activadas en un test de percepción sensorial. Ante ciertos estímulos táctiles y auditivos, las respuestas más inmediatas o automáticas de la persona examinada producen una activación del llamado Putamen. Este núcleo cerebral, que regula el tono muscular y los movimientos asociados y automáticos como escribir a máquina, se ve afectado al comienzo de la enfermedad de Parkinson.

Por tanto, los resultados del estudio podrían ayudar a un diagnóstico más temprano. Los autores son la neuróloga del CIMA de la Universidad de Navarra y la Clínica Universitaria, María A. Pastor, junto con científicos del Institute of Neurology de University College London.

En esta línea, Pastor explicó que si una persona sana recibe dos estímulos seguidos -contactos en la piel, señales auditivas o encendidos de una luz-, los percibe como señales separadas o como simultáneas, si son muy seguidas. Si el intervalo de tiempo es muy grande o muy pequeño, la percepción del sujeto es más clara y, por tanto, su respuesta más segura. Entre estos dos extremos las percepciones son inexactas. Presentando estos estímulos dentro del escáner, mediante resonancia magnética funcional, se puede visualizar qué áreas cerebrales intervienen en este tipo de percepción.

Según la neuróloga del CIMA y la Clínica Universitaria, los pacientes con Parkinson necesitan un mayor intervalo entre dos estímulos para estar seguros de que son señales separadas. “Una película normal tiene unos 60 fotogramas por segundo. Si reducimos la frecuencia de emisión, se vería entrecortada, un enfermo de Parkinson no percibe esta diferencia y es capaz de ver la película sin parpadeo en la imagen hasta con 40 fotogramas por segundo”, añadió.

Los resultados ahora publicados en Neuroimage revelan que es la zona posterior del Putamen el área del cerebro que se relaciona linealmente con las presentaciones de mayor certeza, que provoca intervalos muy breves en los que se nota una señal o intervalos largos en los que se distinguen dos señales. “Este test nos ayudará a evaluar el comienzo de la enfermedad de Parkinson”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *