Historiadora de la UC descubre el plano a escala más antiguo de la catedral de Sevilla, tras 500 años en un convento

El hallazgo de Begoña Alonso aportará claves novedosas a la historia del templo andaluz y de la arquitectura española

SANTANDER, 17 (EUROPA PRESS)

La historiadora de la Universidad de Cantabria (UC) Begoña Alonso Ruiz, especialista en arte tardogótico, ha realizado un descubrimiento que aportará nuevas claves a la historia de la arquitectura española: se trata del hallazgo del plano a escala más antiguo de la planta de la catedral de Sevilla, datado a mediados del siglo XV.

La investigadora encontró el documento mientras seguía los pasos del maestro de cantería Juan de Ruesga en el convento guipuzcoano de Bidaurreta en Oñate, y logró identificarlo con ayuda del maestro mayor del templo andaluz, Alfonso Jiménez Martín.

“Es el plano más antiguo de la catedral sevillana, de eso no hay duda. Pero es que, además, puede tratarse del plano a escala más antiguo que exista de un edificio así en España”, ha afirmado Begoña Alonso, adscrita al Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la UC.

La relevancia del documento aún no está totalmente determinada, pero se intuye que ofrecerá nuevos e importantes datos sobre el proceso de construcción del mayor templo gótico de la cristiandad, sólo superado en dimensiones por las catedrales de San Pedro del Vaticano y de San Pablo en Londres.

Begoña Alonso, especialista en los maestros de cantería de los siglos XV y XVI, estaba siguiendo el rastro de Juan de Ruesga, que construyó el convento de Bidaurreta junto a Pedro Malpaso, cuando localizó el plano. La historiadora no tardó en pedir ayuda a Alfonso Jiménez, “el que más sabe de la catedral de Sevilla”, para verificar el descubrimiento.

Ambos están reconstruyendo la historia de este valioso documento histórico, un pliego completo de 46×55 centímetros donde aparecen las 20 capillas y cinco naves del templo sevillano, con sus 32 pilares unidos a estribos y pilastras.

500 AÑOS ARCHIVADO EN UN CONVENTO

El plano llevaba 500 años archivado en el convento guipuzcoano, a donde al parecer lo llevó el impulsor de su construcción, el noble Juan López de Lazarraga. En estos cinco siglos, ni las propias monjas que lo custodiaban fueron conscientes del tesoro que escondían esas paredes.

Todos los pasos que llevaron a que el dibujo de la catedral andaluza acabara en el País Vasco están aún por determinar, aunque los investigadores tienen sus datos y teorías.

En 1504, un terremoto que tuvo lugar en el pueblo de Carmona provocó daños en el pilar que sujetaba el cimborrio del templo sevillano, que años después se desmoronaba. Para solucionar el problema se convocó entonces a todos los grandes arquitectos del momento y este podría ser el origen del plano de planta a escala más antiguo.

“Pocos eran los arquitectos de la época que sabían dibujar a escala. Trazaban los templos a tamaño real, con cuerdas y estacas con las que señalaban el lugar de cada piedra”, explica Begoña Alonso. “Un plano así era una rareza. En eso también fue revolucionario el gótico”, señala la investigadora.

El primer plano de una catedral localizado en Europa es el de la Torre de Colonia, que se hizo antes de 1308, y en España, el dibujo más antiguo corresponde a la fachada de la de Barcelona, de 1408. De la catedral de Sevilla en concreto, el plano de planta completa más antiguo que se conocía hasta ahora lo hizo Giorgio Vasari en 1604 y se conserva en Florencia.

El autor del documento hallado por Alonso aún es desconocido, pero, con siglo y medio más de antigúedad, es seguro que su estudio aportará nuevas claves a la historia de la catedral y de la arquitectura española

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *