Bruselas exigirá criterios mínimos de eficiencia energética a productos como ventanas o grifos

BRUSELAS, 16 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea presentó hoy una propuesta de medidas en el marco de la política industrial europea que incluye ampliar a productos que afectan al consumo energético –tales como ventanas y grifos– los criterios mínimos de eficiencia que ya se aplican a aquellos que se nutren de energía. El objetivo es mejorar los resultados medioambientales de dichos productos durante su ciclo completo de vida y estimular la demanda de los consumidores.

Así, el campo de aplicación de la llamada directiva Ecodiseño, que fija exigencias mínimas y establece criterios voluntarios para los productos que necesitan energía para funcionar, se extenderá a otros productos que tienen un efecto indirecto en el consumo energético. Según aseguró el vicepresidente y comisario de Empresa e Industria, Gúnter Verheugen, este plan permitirá, por ejemplo, “reducir el coste energético en un 30%” en las viviendas ya construidas.

Se trata de “propuestas concretas” para contribuir a la “transformación industrial hacia un mayor respeto del medio ambiente” y para “potenciar la eficiencia energética que beneficiará a las familias y consumidores europeos”, insistió Verheugen. El vicepresidente del Ejecutivo comunitario también aseguró que este plan repercutirá en un ahorro en la calefacción de los edificios de hasta el 4% de todas las emisiones de CO2 en la Unión Europea, con respecto a los datos de 2005.

Al incluir normas de eficiencia obligatorias y otras voluntarias, Verheugen advirtió de que la Comisión espera que la industria “desarrolle reglas mínimas”, pero “si después de un periodo de tiempo, la industria no introduce las acciones necesarias, intervendremos e iniciaremos el proceso de creación de normas mínimas”.

Por su parte, el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, indicó que “es el momento de cambiar el tipo de productos que se ofrecen en el mercado y transformar las formas de producción”. En su opinión, la industria europea “sólo tendrá éxito” en el mercado internacional si a la calidad de fabricación de los productos se une el “respeto por la eficiencia energética y por el medio ambiente”.

Además de ampliar la gama de productos sujetos a los criterios de eficiencia, la Comisión quiere que sea mayor el número de artículos que deben llevar un etiquetado con parámetros medioambientales. Hasta ahora, este tipo de etiquetado es obligatorio para los electrodomésticos, pero Bruselas prevé que para 2012 su aplicación afecte a 2/3 de los productos relacionados con la energía. El sello ecológico voluntario también llegaría a una gama mayor de productos y servicios, para fomentar la innovación ecológica en la industria.

La propuesta del Ejecutivo comunitario contempla, asimismo, que solo aquellos artículos que cumplan ciertos niveles de eficiencia energética puedan beneficiarse de incentivos y tengan ventajas en el mercado público, tanto a nivel nacional como europeo.

Otras iniciativas incluidas en el plan de Bruselas son la revisión del sistema voluntario de gestión medioambiental y auditoría de la UE (EMAS) para facilitar su aplicación en pymes y otras organizaciones extracomunitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *