La pequeña osezna hallada deambulando por una carretera en Somiedo permanece en situación “estable”

El Principado aspira a devolverla a su hábitat, una vez que se ha localizado a la madre y los dos hermanos del animal

OVIEDO, 28 (EUROPA PRESS)

La osezna de entre cinco y seis meses que fue encontrada el jueves vagando en solitario por una carretera de Somiedo el jueves, permanece en situación “estable” y continúa recuperándose de sus lesiones en una clínica de Oviedo, según informó hoy la consejera de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Belén Fernández, en una rueda de prensa ofrecida en Oviedo.

La cría de oso pardo cantábrico tiene la pupila del ojo derecho dilatada y presenta dificultades para la visión. Además, tiene el sentido del equilibrio “algo alterado”, lo que produce que sus movimientos sean torpes. Como datos positivos, Belén Fernández, dijo que la osezna está comiendo bien y va recuperando peso. Belén Fernández dijo que lo primordial ahora es que normalice sus constantes vitales.

Desde ayer se desplegó en la zona de Villarín un dispositivo de vigilancia especial, y hoy precisamente, según informó Belén Fernández, se ha localizado a una osa que ya se había avistado antes con tres oseznos, que en esta ocasión iba acompañada por dos crías. Así, se ha deducido que son la madre y los hermanos de la osezna que permanece en observación.

Los servicios de vigilancia están realizando así un seguimiento especial a ese grupo familiar para que, en caso de recuperación, se pueda intentar la reincorporación de la pequeña osezna. “Se tomará la decisión que más convenga al animal, siempre apostando por la vida en libertad”, dijo Belén Fernández.

La decisión final, en todo caso dependerá de los expertos y los científicos. En principio, todo apunta a que cuanto más tiempo está el ejemplar fuera de su hábitat natural disminuye la expectativa de devolverle al medio natural.

RESCATADA POR DOS MADRILEÑOS.

La cría de oso pardo cantábrico fue encontrada en la tarde del jueves por una pareja de turistas madrileños que circulaban en su vehículo, en las inmediaciones de la localidad de Villarín, cuando vagaba en solitario por la carretera.

La estuvieron siguiendo unos minutos, hasta comprobar que corría serio peligro de atropello porque parecía estar herida. Entonces, decidieron meterla en su vehículo y entregarla al puesto de la Guardia Civil más cercano. Desde allí se dio el aviso a personal de Fapas, Fundación Oso y Seprona, además de veterinarios de la Guardia Civil.

En principio, y a pesar de algunas lesiones, vieron que estaba en aparente buen estado, por lo que decidieron liberarla en el paraje donde fue encontrado. Sin embargo, la osezna volvió a descender hacia la carretera, donde volvió a ser recogida. Posteriormente fue devuelta nuevamente al monte, pero a las 6.00 horas del viernes fue encontrada nuevamente sola y sin protección alguna, por lo que se decidió trasladarla a una clínica de Oviedo, en la que pudiese recuperarse de las lesiones sufridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *