El 80 por ciento de los hospitales españoles usan ya cirugía laparoscópica para los tumores urológicos

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El 80 por ciento de los hospitales españoles ha sustituido ya la cirugía abierta por la cirugía laparoscópica para los tumores urológicos, lo que ha reducido el tiempo medio de ingreso y el riesgo de hemorragias en estos pacientes, para quienes esta intervención resulta menos traumática desde el punto de vista estético por no necesitar grandes incisiones, según el doctor Carlos Hernández, jefe de Urología del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

“Más del 80 por ciento de los hospitales españoles cuentan con personal y todos los recursos necesarios para realizar este tipo de cirugía, consideraba como la Cirugía del Siglo XXI”, explica el doctor Hernández, quien señaló que éste fue uno de los temas del LXXIII Congreso Nacional de la Asociación Española de Urología (AEU), que concluye hoy Barcelona.

Mientras que en otros países europeos como Francia, Alemania y Bélgica su uso se ha limitado a centros de referencia muy especializados, en España, desde el año 2003, se ha producido un “boom”. Para este experto, en la actualidad estamos asistiendo “a una revolución, no sólo porque son cada vez más los hospitales españoles que se suman a esta técnica, sino porque nos permite abarcar más patologías”.

El empleo de la cirugía laparoscópica, que se inició en patología benigna, ha demostrado un enorme potencial frente a los tumores urológicos. “El beneficio es claro en las intervenciones en pacientes con cáncer de vejiga, próstata y riñón. En estos casos el enfermo no debe permanecer tanto tiempo en el hospital”, indicó Hernández.

Así, por ejemplo, en los pacientes intervenidos de cáncer renal mediante cirugía laparoscópica el tiempo medio de estancia hospitalaria se ha reducido en 5 días, de los 8 días que exigía la cirugía convencional a los 3 de media que requiere esta técnica.

La complejidad de esta técnica requiere un largo proceso de aprendizaje que, a su juicio, “merece la pena asumir dadas las ventajas que supone para los pacientes, menos tiempo ingresado, menor riesgo de hemorragia y dolor postoperatorio y además resulta, estéticamente, menos traumático al no realizarse incisiones importantes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *