El yacimiento de Viladecans (Barcelona) muestra los restos de los últimos mamuts de la Península Ibérica

VILADECANS (BARCELONA), 11 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Viladecans (Barcelona) presentaron este mediodía las características del yacimiento de restos paleolíticos de mamuts y otros proboscidios, descubierto a finales de 2007 en la riera de Sant Llorenç de Viladecans.

Una treintena de colmillos y un cráneo son los restos más valiosos de entre los más de 400 encontrados en el yacimiento. Según la arqueóloga responsable de la excavación, Montse Sanz, el hallazgo muestra “los que podrían ser los últimos mamuts que vivieron en la Península Ibérica”.

El yacimiento se descubrió durante la realización de las obras de una balsa de laminación a cargo de la Agencia Catalana del Agua (ACA). A finales de 2007 la empresa ArqueoCat y el Grupo de Investigación del Cuaternario de la Universidad de Barcelona iniciaron la investigación sobre el yacimiento, situado a más de 20 metros de profundidad junto a la riera de Sant Llorenç de Viladecans.

Los trabajos arqueológicos han permitido extraer unos 400 restos de fauna y especies actualmente extinguidas y, en un primer análisis, se ha concluido que muchas de ellas corresponden a mamuts, que vivieron entre hace 12.000 y 100.000 años.

La arqueóloga Montse Sanz explicó que “lo que más hemos encontrado son defensas de proboscidios, es decir, los dientes incisivos superiores de los animales que, por su curvatura, todo apunta a que son de mamut”.

Algunas de las defensas están en muy buen estado de conservación y miden entre 1 y 3,40 metros de longitud. Entre los restos también sobresale un fragmento de cráneo con los dientes molares.

Según los primeros análisis, los restos corresponden a la época del Pleistoceno Superior y datan de 20.000 años en los niveles superiores y de 100.000 años en los niveles inferiores. Además de restos de proboscidios, también se han hallado restos de animales herbívoros como el caballo, el ciervo o el rinoceronte y huellas del paso del hombre del Paleolítico como restos de utensilios de piedra que se utilizaban para la caza o para la actividad doméstica.

Montse Sanz explicó que “los restos aportarán muchos datos en relación al estudio anatómico de los proboscidios y también de la evolución del paisaje”. Según la arqueóloga, en la Península Ibérica “sólo hay otros dos yacimientos de esta magnitud: uno en Granada y otro en La Canonja (Tarragona)”.

El equipo de arqueólogos continúa excavando en la zona a la búsqueda de más restos. Por su parte, los restos ya extraídos se hallan en el Centro de Restauración de Bienes Muebles de la Generalitat donde serán tratadas por técnicos especializados en una tarea que puede prolongarse durante un año y que permitirá su estudio en profundidad.

Posteriormente, la voluntad del Ayuntamiento de Viladecans es la de exponer las piezas al público. “Nos pondremos a trabajar ya en la posible creación de un centro de interpretación con las partes más importantes de la colección y que sirva para ilustrar sobre la época del Paleolítico”, explicó el alcalde Carles Ruiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *