Los astronautas inician un paseo espacial para trabajar en el sistema de refrigeración de la estación espacial

HOUSTON (TEXAS, EEUU), 8 (Reuters/EP)

Dos de los astronautas que se encuentran actualmente en la Estación Espacial Internacional (EEI) comenzaron hoy una caminata espacial para trabajar en el sistema de refrigeración del puesto de avanzada y terminar de equipar el recién llegado laboratorio de investigación japonés, Kibo.

Estas tareas de mantenimiento son de carácter preventivo, ya que el aire acondicionado funciona correctamente y la NASA sólo quiere asegurarse de que continuará haciéndolo. Ahora que los vuelos de transbordadores se están reduciendo, la agencia espacial estadounidense está tratando de adecuar la estación espacial para que pueda funcionar sin necesidad de revisiones.

La NASA retirará su flota de transbordadores dentro de dos años, tras realizar otros nueve viajes a la EEI –cuya construcción ha costado 100.000 millones de dólares– y efectuar otro para mejorar el Telescopio Espacial Hubble.

A 338 kilómetros sobre la Tierra, los astronautas Michael Fossum y Ronald Garan iniciaron su tercer y último paseo espacial, cuya misión principal consiste en reemplazar un tanque de 249 litros de nitrógeno utilizado para presurizar el sistema de refrigeración de amonio de la estación espacial.

Garan subirá al brazo robótico de la EEI, de 18 metros de largo, para retirar el tanque viejo y luego volará hasta la parte superior de la estación para coger el tanque nuevo de una plataforma de almacenaje situada en el otro extremo del puesto de avanzada y colocarlo en donde se encontraba el anterior.

Mientras, Fossum inspeccionará el interior de una de las grandes juntas de rueda de palas que hacen girar los paneles solares de la EEII de forma que quedan orientados hacia el Sol para recibir energía. Una de las juntas ha resultado contaminada por virutas de metal, y los ingenieros están pensando cuál es la mejor forma de limpiarla y evitar daños mayores.

La otra junta funcionaba sin problemas, pero una inspección rápida por parte de Fossum el jueves pasado reveló lo que parecía ser una fina capa de escombros en el anillo de metal, un material que a los ingenieros les gustaría analizar. Si da tiempo, Fossum pretende volver a la junta rotativa del lado izquierdo y coger una muestra para llevarla a la Tierra.

Asimismo, los astronautas tienen previsto reinstalar una cámara de televisión equipada con un nuevo suministro de energía, retirar la cubierta de una de las ventanas del laboratorio Kibo y quitar los cerrojos que sujetaban el brazo robótico del laboratorio en el momento del lanzamiento del transbordador Discovery, el pasado 31 de mayo. El Discovery, que llegó al puesto de avanzada orbital el pasado 2 de junio, partirá de regreso a la Tierra previsiblemente el próximo miércoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *