Científicos del CSIC confirman que la espermina puede agravar patologías como el Alzheimer o la epilepsia

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Un trabajo realizado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y publicado en “Journal of Neuroscience Research” confirma que la espermina, una molécula presente en todas las células y que debe su nombre a su descubrimiento en el semen humano en siglo XVII, está involucrada en el tipo de muerte neuronal que caracteriza a los daños cerebrales agudos, como epilepsias o isquemias, y a enfermedades neurodegenerativas.

El estudio es fruto del trabajo que realizan en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona –centro mixto del CSIC, adscrito al Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer– los investigadores Núria De Vera, Emili Martínez y Coral Sanfeliu.

Según explica De Vera, el resultado de esta investigación indica que la espermina puede ejercer “un efecto dañino en las patologías humanas relacionadas con el fenómeno conocido como excitotoxicidad, una sobreexcitación del sistema glutamatérgico del cerebro que provoca la muerte de las neuronas”.

“Este fenómeno es característico de daños tanto cerebrales agudos, como la isquemia cerebral o la epilepsia, como crónicos, que incluyen enfermedades neurodegenerativas como el mal de Alzheimer”, indicó la experta, quien señaló que llegaron a esta conclusión tras combinar espermina con glutamato.

“El experimento reveló que ambos compuestos, en dosis inocuas por separado, inducen juntos la muerte neuronal”, indicó De Vera. Este fenómeno se produce como consecuencia de la modulación que realiza la espermina sobre los receptores glutamatérgicos.

ESTUDIOS SOBRE EL CÁNCER

En 1678, el científico holandés Antony van Leeuwenhoek advirtió la presencia de cristales en el semen humano. Observados posteriormente por otros científicos, fueron bautizados como espermina debido a su procedencia. Trabajos posteriores relacionaron a esta molécula con la diferenciación y el crecimiento celulares, lo que motivó su estudio en investigaciones sobre procesos cancerígenos.

La espermina se estudia en el sistema nervioso de forma activa debido a su relación con los receptores del glutamato. La literatura científica ha detectado diversas alteraciones del metabolismo de las poliaminas en cerebros de afectados por la enfermedad de Alzheimer. “En estos pacientes, el precursor metabólico de la espermina, la espermidina, está aumentado”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *