Piden el registro con “preventivo” de la zona arqueológica de Roque de la Abejera en Tenerife mientras se declara BIC

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 29 (EUROPA PRESS)

El Cabildo de Tenerife pide que el expediente para la declaración de la zona arqueológica Roque de la Abejera como Bien de Interés Cultural (BIC), ubicado en el municipio tinerfeño de Arona, se inscriba con caracter “preventivo” en el Registro General de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, mientras continúa su tramitación, según informó hoy el Boletín Oficial de Canarias.

La preservación de la zona reconoce “el avance urbanístico” y los efectos que puede tener sobre el área y su protección por lo que considera necesario esta inclusión.

El ámbito de protección propuesto se ubica sobre un afloramiento basáltico -el Roque de la Abejera-, que constituye un elemento geomorfológico y paisajístico “singular”, perfectamente diferenciado en un entorno bastante antropizado del sector meridional del Valle de San Lorenzo o del Ahijadero. La delimitación propuesta se ciñe a la base del roque, en la zona de contacto con el llano en el que se ubica.

Se justifica además la necesidad de protección y conservación de estos conjuntos de manifestaciones rupestres que alberga este afloramiento basáltico de la Serie Antigua, porque algunas de las cuales constituyen los primeros casos documentados de grabados rupestres en Tenerife.

Su carácter de elemento geomorfológico singular, que destaca en el paisaje del sur de la isla, “hubo de tener -con toda probabilidad- una significación especial dentro del sistema ideológico de la población prehistórica”, explicó el boletín, que explicaría la presencia de las estaciones de grabados, cazoletas y canalillos.

Por tratarse de conjuntos rupestres con una adscripción cronológica que se sitúa en el período prehistórico, extendiéndose hasta fechas posteriores a la conquista de la isla, resulta esencial mantener intacto el entorno natural inmediato en el que se localizan los conjuntos rupestres y yacimientos, no sólo para lograr una la percepción visual más idónea de los mismos, sino para conservar el ambiente físico-natural en cuyo contexto fueron ejecutadas estas manifestaciones culturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *