La antena de la ESA en Cebreros (Ávila) contribuye a las operaciones de la nave Phoenix en Marte

CEBREROS (ÁVILA), 26 (EUROPA PRESS)

La antena que la Agencia Europea del Espacio (European Space Agency-ESA) tiene ubicada en Cebreros (Ávila) colabora con la sonda Mars Express en las operaciones de la nave Phoenix de la NASA enviada a Marte esta pasada madrugada, según informaron a Europa Press fuentes del organismo europeo.

Se trata de una de las dos antenas de espacio profundo de la ESA –la otra se encuentra en Nueva Norcia, Australia– dedicadas a comunicaciones con misiones en órbitas muy distantes o con sondas interplanetarias que se ha empleado durante la fase de aproximación a Marte, así como durante la etapa de entrada, descenso y aterrizaje, para medidas de localización precisa de la nave Phoenix en colaboración con otra antena de espacio profundo de la NASA.

Gracias a la labor de esta antena, gestionada por el Centro Europeo de Ciencia y Astronomía Espacial (ESAC) desde Madrid, el Centro Europeo de Operaciones Espaciales en Darmstadt (Alemania) recibió a las 00.57 horas UTC (02.57 CEST) los datos grabados por la sonda Mars Express durante el descenso a la superficie de este planeta de la nave Phoenix.

LA ANTENA DE CEBREROS.

La antena situada en Cebreros, que mide 35 metros de altura y pesa unas 620 toneladas, fue inaugurada el 28 de septiembre de 2005 y comenzó su trabajo en octubre de ese mismo año con el seguimiento de la misión de la ESA Venus Express.

Esta instalación fue construida en poco más de dos años por un consorcio industrial liderado por la compañía canadiense SED Systems y por Vertex Antennentechnik. Las compañías españolas ESTEYCO y NECSO fueron responsables de la infraestructura de la torre de la antena, y LV Salamanca de las infraestructuras y de la remodelación del edificio.

Es una antena “gemela” de la primera estación de espacio profundo de la ESA, en Nueva Norcia (Australia), inaugurada en 2002, aunque la española incorpora “los últimos avances tecnológicos”, según las mismas fuentes.

Entre otras ventajas, tiene más capacidad de adquisición de datos que la de Nueva Norcia, porque recibe en banda Ka a entre 31.8 y 32.3 gigahercios. Además, su apuntado tiene un error de sólo seis miligrados, lo que supone diez veces más precisión que las habituales antenas de seguimiento de 15 metros de diámetro.

Esto se consigue en parte gracias a que hay 250 sensores de temperatura repartidos por toda la estructura, de forma que ésta se “reajusta” automáticamente en caso de dilataciones y contracciones del material por condiciones meteorológicas. La antena de Cebreros es también es más rápida en azimuth y elevación, y soporta un viento más intenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *