Un nuevo tratamiento oncológico reduce las sesiones de radioterapia de 20 minutos a sólo 90 segundos

LONDRES, 8 (OTR/PRESS)

Se trata de la primera vez que un centro médico universitario consigue un avance como éste. Se trata de un nuevo tratamiento oncológico que consigue reducir las molestas sesiones de radioterapia de los veinte minutos necesarios hasta ahora a tan sólo 90 segundos. Además, esta nueva técnica, desarrollada por la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB), es más cuidadosa con el resto del cuerpo de la persona tratada, puesto que al ser más precisa incide tan sólo en el tumor a eliminar.

Gracias a un equipo de científicos de la UAB, las duras sesiones de radioterapia a la que han de someterse algunos pacientes con cáncer serán a partir de ahora algo más llevaderas. Hasta el momento los afectados recibían sus incómodas sesiones de radioterapia durante veinte minutos, pero esto está a punto de cambiar gracias a un nuevo tratamiento, denominado RapidArc, desarrollado en el último mes.

Se trata de reducir el tiempo de duración de las sesiones, de veinte minutos a tan sólo 90 segundos. Para ello, los responsables del descubrimiento han conseguido desarrollar una nueva generación de la terapia de radiación que se utilizaba hasta ahora, la IMRT. Esta tecnología se comenzó a usar en 1990, y su actual perfeccionamiento permite acelerar las sesiones hasta ocho veces con respecto al tratamiento convencional.

“RapidArc es un gran avance para nosotros y para nuestros pacientes”, celebró John Fiveash, catedrático de oncología de la UAB. El poder “reducir las sesiones a menos de dos minutos diarios es muy importante considerando que el cáncer afecta tanto emocional y psicológicamente”, añadió en una información de la Universidad de Alabama en Birmingham, recogida por otr/press.

Asimismo, la velocidad de las sesiones no son el único plato fuerte de esta nueva tecnología, sino que también reduce los daños de la exposición a la radiación en el resto del cuerpo del paciente al ser también más precisa que la utilizada hasta ahora.

PACIENTES TRATADOS

Los técnicos desarrollaron esta técnica durante la última semana de abril, y el seis de mayo ya pudo probarla en Alabama el primer paciente, un hombre con un cáncer de próstata aún en sus primeras etapas. Según indicó Fiveash, la mayor velocidad del tratamiento reduce las posibilidades de que un pequeño gesto del paciente afecte a su precisión.

“Estamos tratando a muchos pacientes con complejos tratamientos”, explicó John Brinkerhoff, miembro del departamento de oncología de la UAB. “Tenemos cáncer de cabeza y cuello que requieren que el paciente se tumbe en una camilla con una máscara durante veinte minutos, y ahora sólo han de estar 90 segundos”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *