Crece la extracción de cordones umbilicales, que representa el 2% de los partos

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

Cerca de 9.000 familias españolas han decidido congelar las células madre de la sangre de cordón umbilical de sus hijos recién nacidos, lo que representa el 2% de los 460.000 partos en España en 2007, según explicó a Europa Press Carlos Moreno, director de Desarrollo del Negocio de Crio-Cord, empresa de recogida y conservación de cordones umbilicales.

La empresa, con un banco en Madrid y un laboratorio en Bélgica, inició su actividad en 2004, pero ha sido sobre todo a finales de 2006, coincidiendo con el nacimiento de la Infanta Leonor de quien sus padres, los Príncipes de Asturias, decidieron conservar células madre en un banco, cuando empezó a crecer. “Es un sector en expansión” con ocho o nueve empresas privadas dedicadas a ello, dijo Moreno, quien admitió que al principio los trataban de “locos”.

El sistema de recogida de Crio-Cord consiste en la entrega a la futura madre antes del parto de un kit con los elementos necesarios para la extracción de la sangre de cordón umbilical. Una vez hecha la extracción, la empresa recoge la muestra y la envía a su laboratorio en Bélgica, donde es procesada.

Carlos Moreno lamentó que de los 460.000 nacimientos anuales del pasado año en España, sólo se recogiera sangre de cordón umbilical en el 2% y que del resto no se aprovechara el “material biológico muy valioso”. Sin embargo, el director se mostró optimista a que cambie esta tendencia porque se va creando “conocimiento” de la conservación de sangre de cordón umbilical.

Las células madre se caracterizan porque tienen la capacidad de dar lugar a distintos tipos celulares, son la fuente regeneradora de los tejidos u órganos del organismo, son células no especializadas y autorrenovables, se pueden multiplicar.

Desde hace más de 15 años, las células madre de la sangre de cordón umbilical se han utilizado como alternativa a las de médula ósea en el tratamiento de enfermedades hematológicas y oncológicas. Moreno afirmó que, en el futuro, se podría utilizar en la medicina regenerativa si la ciencia avanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *