El Hospital Clínico de Valencia es la Sede del Grupo Español de Reconstrucción Mamaria Avanzada

VALENCIA, 29 (EUROPA PRESS)

El Hospital Clínico Universitario de Valencia es la sede del Grupo Español de Reconstrucción Mamaria Avanzada (GERMA), que nace tras los diversos encuentros de cirujanos en ciudades como París, Barcelona, Valencia y Los Ángeles que deciden poner en común las técnicas más punteras en el extranjero y aplicarlas en sus respectivos hospitales con el objetivo último de que los profesionales estén informados de las últimas y más avanzadas técnicas de reconstrucción mamaria, según informaron hoy fuentes de la Generalitat.

El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, destacó al respecto que “es un orgullo que un hospital valenciano sea la sede de un grupo que está en contacto con la técnicas más punteras a nivel mundial en reconstrucción mamaria”. “Queda claro por tanto, que desde la sanidad pública podemos ofrecer los tratamientos más avanzados a los pacientes”.

El GERMA está presidido por el doctor Jaume Masiá, jefe de servicio de Cirugía Plástica del Hospital San Pablo de Barcelona y la junta directiva la forman Carlos Tejerina, jefe clínico de Cirugía Plástica del Hospital Clínico Universitario de Valencia; César Casado, jefe de servicio de Cirugía Plástica del Hospital La Paz de Madrid; y Gregorio Gómez, jefe de servicio de Cirugía Plástica del Hospital de Albacete. El Grupo cuenta además, como socio no cirujano, con la oncóloga valenciana Ana Lluch, jefa del Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia.

En el Hospital Clínico, se están empleando técnicas que van desde la introducción de prótesis aumentando los tejidos mamarios, hasta las técnicas “más avanzadas” de microcirugía. Una de las más utilizadas por estos cirujanos en este campo es una intervención que consiste en reconstruir “una nueva mama en una mujer mastectomizada, (por haber sufrido un cáncer mamario) utilizando piel y grasa del abdomen u otras localizaciones”, según las mismas fuentes.

Estos tejidos sobreviven en el pecho gracias a las suturas de pequeñas arterias y venas de poco más de un milímetro, realizadas con microscopios quirúrgicos durante la operación, y que suele durar algo más de cinco horas. Otra de las intervenciones consiste en utilizar un músculo situado en la espalda (latisimus dorsi) para reconstruir la nueva mama.

Por otra parte, los fundadores del GERMA intervinieron como expertos cirujanos plásticos en el Consenso de Reconstrucción Mamaria que tuvo lugar en Madrid, y que fue organizado por la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *