ARAGÓN.-Investigadores de la Universidad de Zaragoza descubren los primeros edrioasterioideos del Cámbrico en España

ZARAGOZA, 8 (EUROPA PRESS)

El grupo de investigación “Murero” de la Universidad de Zaragoza ha descubierto los primeros edrioasterioideos del Cámbrico en España. El último número de los “Annales de Paléontologie” recoge este importante hallazgo de estos investigadores, dirigidos por Eladio Liñán, dentro del Grupo Consolidado de Investigación Patrimonio y Museo Paleontológico, según informa la institución académica en un comunicado.

Los edrioasteroideos son fósiles poco comunes que representan primitivos equinodermos cuya forma recuerda a las actuales estrellas de mar, agregan las mismas fuentes. Su cuerpo está formado por un esqueleto de forma globosa o discoidal ensamblado por miles de placas de calcita.

De su centro, salen pequeñas placas ordenadas en cinco radios relacionados con un primitivo sistema ambulacral. Por esto, son considerados el probable ancestro de los actuales equinodermos, un grupo que incluye –entre otros animales– a los erizos y a las estrellas de mar.

El yacimiento de Murero en Zaragoza es mundialmente conocido desde el siglo XIX por sus espectaculares hallazgos de fósiles, sobre todo de trilobites, unos primitivos artrópodos marinos que aparecieron en el periodo Cámbrico, hace más de 500 millones de años.

“Ahora sabemos que junto a las más de ochenta especies encontradas de trilobites –todo un récord mundial de diversidad–, numerosos edrioasteroideos poblaban estos fondos marinos de hace más de 500 millones de años; un hallazgo que nos permite profundizar en el estudio de los primeros pasos que dio la vida animal sobre el planeta”, precisaron desde la Universidad de Zaragoza.

Yacimientos con estos edrioasteroideos sólo se conocían con anterioridad en Australia y Francia, por lo que Murero “se consolida cada vez más como un yacimiento crucial para el estudio y conocimiento de la explosión de la vida animal que tuvo lugar durante el periodo Cámbrico y que fue el preludio de la fantástica biosfera marina que conocemos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *