Descubren inhumaciones musulmanas y nuevos restos de murallas romanas y almohades en San Juan de Aznalfarache (Sevilla)

SAN JUAN DE AZNALFARACHE (SEVILLA), 7 (EUROPA PRESS)

El equipo de arqueólogos y especialistas contratado por el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) para profundizar en las excavaciones que desenterraron los vestigios de la población romana de Osset Iulia Constantia y restos del legado andalusí ha sacado ahora a la superficie varios enterramientos almohades, así como las ruinas de las murallas que protegieron el actual cerro del Monumento a los Sagrados Corazones tanto en la época romana como durante la dominación musulmana.

En un comunicado, el Ayuntamiento de San Juan, gobernado por Juan Ramón Troncoso (PSOE), informó de que las excavaciones tienen un periodo de duración de un mes y se ejecutan bajo la dirección de la arqueóloga Laura Mercado dentro de un proyecto valorado en 9.200 euros y aprobado por la junta de gobierno en diciembre de 2006, siendo la plaza del Doctor Muñoz Cariñanos el escenario de estos hallazgos cuyo origen se remonta a las obras del metro de Sevilla.

En concreto, los arqueólogos han desenterrado nuevos enterramientos de época almohade, restos de la muralla romana de Osset Iulia Constantia y un nuevo fragmento de la muralla que rodeaba el alcázar de Hins Al Faray durante la dominación almohade.

Según Laura Mercado, una vez fuera que concluya la recuperación de estos vestigios, se tendrá que diseñar el proyecto de puesta en valor”, recordando que durante la intervención acometida hace tres años con motivo de las obras del metro, “pudimos documentar la evolución de la población de San Juan desde sus orígenes, en el siglo III a. de C., con la población turdetana de Osset”. “Sacamos también restos de la presencia romana durante el siglo I y, sobre todo, de la muralla almohade, que había quedado enterrada en el siglo XV”.

La monumentalidad de los restos hallados hizo que la sociedad del Metro optará incluso por modificar el sistema de construcción previsto para el paso de la línea 1 por el Monumento. Se pasó de un proyecto a cielo abierto al túnel en mina que se ha construido para preservar los hallazgos, consistentes en restos de la muralla romana y de unas naves de 10 por 5 metros que se catalogaron como almacenes.

Según la arqueóloga, estaban situados extramuros de la ciudad romana y podía tratarse de una zona de mercado que ya no cabía en el interior del recinto de Iulia Constantia. Lo más espectacular fueron, sin embargo, los restos de la muralla almohade, ya que además coincidían con una de las puertas de acceso al recinto, ubicada en el camino que unía el Aljarafe con Sevilla. La disposición de la muralla y de la puerta hace pensar que se trataba de una especie de “aduana” que controlaba el paso de viajeros y mercancías entre la comarca y la capital hispalense.

“En esta segunda fase han aparecido uno veinte metros más de la muralla en dirección al convento actual, que eran donde se encontraba el recinto del alcázar que construyó Abu Yusuf”, señala Laura Mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *