ANDALUCÍA.-Málaga.- La Junta protege como zona arqueológica el yacimiento ibérico de Los Castillejos en Teba

SEVILLA, 5 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía acordó hoy declarar Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de zona arqueológica, el yacimiento de Los Castillejos en Teba (Málaga), que alberga uno de los recintos fortificados ibéricos mejor conservados de Andalucía.

Este asentamiento es el más destacado del Ibérico Pleno en la provincia de Málaga, si bien sus restos proceden de varios periodos culturales, desde el Bronce Final hasta la época romana. Ubicado sobre un promontorio rocoso muy cercano al casco urbano de Teba, su situación estratégica permitía controlar la vía natural de comunicación entre los llanos de Antequera y la meseta de Ronda, así como la que conecta el valle del Guadalquivir con el litoral malagueño.

El elemento de más antigúedad del yacimiento es un “tholos” o construcción funeraria de planta circular, que data de la Edad del Cobre y se ubica en la ladera sur del cerro. Esta estructura está formada por un pequeño corredor de acceso y una cámara de planta ovalada con cubierta de falsa cúpula. A los periodos del Bronce Final e Ibérico Antiguo corresponde un asentamiento del que se han documentado diversos restos de edificaciones y abundante material cerámico elaborado a mano y a torno.

MURALLA Y NECRÓPOLIS.

Posteriormente, durante el Ibérico Pleno, el poblado se rodea de una potente muralla realizada mediante dos frentes de piedras de gran tamaño. La cara externa se construye mediante grandes piedras, mientras que en el interior son más pequeñas e irregulares. De esta fase también se conservan en superficie numerosos restos de cerámica y estructuras de viviendas, mientras que fuera del recinto fortificado se sitúa una necrópolis con abundancia de restos relacionados con ajuares funerarios.

Durante el periodo romano, el asentamiento se extiende hacia zonas más fértiles del valle, aunque sin perder la continuidad respecto a las fases anteriores. Los vestigios más destacados también son en este caso los relativos a los espacios funerarios. La zona arqueológica delimitada ocupa dos áreas separadas, con unas superficies de 124,6 y 43,1 hectáreas y sendos entornos de protección de 90,6 y 98,7 hectáreas, respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *