Un estudio conjunto con el CSIC descubre nuevos datos sobre los mecanismos neuronales del aprendizaje y la memoria

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Un estudio con la participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que los receptores metabotrópicos de glutamato localizados en el hipocampo, claves en la comunicación entre las neuronas, participan también en el aprendizaje por asociación. El trabajo, cuyas conclusiones aparecen publicadas en la publicación “Cerebral Cortex”, aporta nuevos datos para desentrañar los mecanismos subyacentes al aprendizaje y la memoria, informó hoy el Consejo en un comunicado.

Alfonso Fairén, neurocientífico del CSIC, junto con la investigadora de su grupo en el Instituto de Neurociencias, Cristina Gil, descubrieron que el receptor metabotrópico “mGluR1” interviene en mecanismos relacionados con el aprendizaje en unadeterminada región del hipocampo. Los investigadores utilizaron ratones en los que se había eliminado el receptor determinado, y observaron cuál era su respuesta a un experimento de aprendizaje condicionado.

Fairén explicó que “mientras que los ratones no manipulados aprendían sin dificultad y mostraban cambios en la eficiencia de los contactos entre neuronas durante el proceso de aprendizaje, los ratones alterados genéticamente no aprendían y sus sinapsis no presentaban cambios”.

EL PUZZLE DEL APRENDIZAJE Y LA MEMORIA.

El investigador del CSIC resumió además, las implicaciones del trabajo. “Existen multitud de genes involucrados en los mecanismos del aprendizaje y su estudio es de indudable importancia. Los resultados obtenidos en esta investigación avanzan en el conocimiento sobre una de las piezas necesarias para la construcción del puzzle de los procesos neuronales que forman el aprendizaje y la memoria”, explicó Fairén.

El trabajo asimismo aporta nueva información sobre los receptores objetos de este estudio. “Hasta el momento, se conocía que los receptores metabotrópicos participan en múltiples funciones neuronales, como el desarrollo del sistema nervioso, la producción de nuevas neuronas o la regulación de la eficiencia sináptica”, apuntó el investigador del CSIC.

Precisamente, los autores analizaron el papel del “mGluR1” en la regulación de la eficiencia sináptica para comprobar si el receptor participaba en los procesos de memorización. Los datos del estudio no sólo revelaron la intervención del “mGluR1” en el proceso de aprendizaje asociativo, sino que además permitieron comprobar que los cambios de eficiencia sináptica producidos a causa del aprendizaje y los que son consecuencia de estimulación eléctrica repetitiva de la sinapsis “son similares”, lo que sugiere a los expertos que los mecanismos biológicos subyacentes “deben de estar relacionados entre sí”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *