Fundación Abbott y la Universidad Complutense de Madrid crean en España la primera cátedra en Imagen Cardiovascular

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Un convenio de colaboración que se firmará mañana entre la Fundación Abbott y la Universidad Complutense de Madrid (UCM) oficializará la creación de la primera cátedra en Imagen Cardiovascular en España, informó hoy la Fundación en un comunicado.

El doctor José Luis Zamorano, que actualmente dirige el Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos, será el principal responsable de la primera Cátedra, la cuál, a su juicio, “situará a España como referencia internacional en el estudio y la difusión de las tecnologías de imagen cardiovascular”.

“La imagen cardiovascular va a suponer una auténtica revolución en el enfoque no sólo diagnóstico, sino terapéutico y pronóstico de la enfermedad cardiovascular”, aseguró. El continuo desarrollo de las técnicas de imagen, el ecocardiograma, la cardioresonancia y el TAC permite una evaluación muy precisa de los enfermos. En este sentido, Zamorano vaticinó que “el futuro va hacia una integración de las distintas modalidades de imagen y ese es precisamente el objetivo de esta cátedra”.

La ecocardiografía es y será, según Zamorano, “piedra angular” del diagnóstico en cardiología. “Su carácter no invasivo, reproducible, bajo coste y el hecho de poder realizarse en la misma cabecera del enfermo le hacen ser la auténtica infantería de marina en la aproximación cardiológica no invasiva del enfermo”, reconoció el director de la Cátedra.

Respecto a la evolución de este tipo de técnica, el doctor Zamorano añadió que, “hay dos líneas de desarrollo, el desarrollo tecnológico con equipos de altísima resolución por un lado y el fomentó de la portabilidad, por otro. Para Zamorano, “es tan sólo cuestión de tiempo que estos equipos salgan de los grandes hospitales”.

Más allá del diagnóstico, la evolución de las técnicas de imagen cardiovascular ayudará a prevenir importantes enfermedades. “Debemos ser capaces de actuar antes de que aparezcan los síntomas y poder cambiar el curso de una enfermedad que todavía no se ha manifestado clínicamente. Este es el gran reto de todas las técnicas de imagen”, esgrimió el experto.

En este ámbito, apostilló Zamorano, “los equipos portátiles ofrecen importantes beneficios, han sido una auténtica revolución y han aproximado el diagnóstico al enfermo, permitiendo la generalización de su uso”. De hecho, como demanda este experto, “en un futuro próximo todos los médicos deberían disponer de un equipo de ecografía portátil, igual que ahora tienen un fonendo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *